Aprende a detectar las mentiras en la pareja

 Mentiras en la pareja

Siempre hemos oído que la mentira es una forma de desconfiar, mientras que con la sinceridad conseguimos todo lo contrario. Sin embargo, ¿qué sucede cuando sabemos que una verdad sin importancia puede hacerle daño a nuestra pareja? ¿No sería mejor evitarle el disgusto en este caso?

Formas de detectar a un mentiroso

En el caso de que dudes de que tu chico esté siendo sincero contigo o no, hay algunas maneras sencillas de comprobar con tus propios ojos si lo que te cuenta es mentira. Si mira al suelo en vez de a tus ojos, se tapa la boca, o se frota las manos, y le ves incómodo y nervioso, todo indica que te no te está diciendo la verdad. Un claro ejemplo de un mentiroso es aquél que se toca el rostro mientras te habla, y las personas que cambian de posición están tratando de ser convincentes para ocultar su mentira.

¿Qué hacer ante una mentira?

Depende de cuán grave sea, pero si te preocupan las mentiras, por más pequeñas que sean, debes hablarlo con tu pareja y comentarle que la sinceridad es muy importante para ti en una relación, y que no tiene ningún motivo para ocultarte la verdad porque no te enfadarás con él.

Precisamente ese comportamiento es el que deberemos tener para que nuestro compañero tenga suficiente confianza con nosotras como para no ocultarnos nada. Si nos dice por qué prefiere jugar al fútbol un miércoles por la tarde con sus amigos en vez de ir al cine con nosotras, y aceptamos su respuesta sin molestarnos y le comprendemos, no tendrá ningún motivo para ocultarnos nada porque sabrá que somos comprensivas.

Las mentiras más frecuentes

Cuando acude una persona a terapia a causa de las mentiras de su pareja, suele comentar que su compañero le ha dicho que estuvo reunido o en la oficina cuando en realidad había salido con sus amigos al bar, o utilizó la típica frase "me duele la cabeza". Éstas son las mentiras utilizadas con más frecuencia en la pareja.

Sí que cabe diferenciar las "mentirijillas" de una mentira grave, como una infidelidad. Si nuestro compañero nos miente por timidez o por inseguridad, pero no por sentirse culpable debido a que no ha hecho nada malo, podemos comentarle que preferimos la sinceridad ante todo y que actuaremos siempre con tranquilidad y madurez al escuchar la verdad. ¿Pero es pertinente enfadarse, realmente?

Irene Solaz  •  jueves, 3 de julio de 2014

DF Temas

5 comentarios

Avatar

  • VICTORIA
    VICTORIA

    11/05/2015 03:25

    COMO SABER SI NO ES MENTIRAS

    Valorar
    Responder
  • VICTORIA
    VICTORIA

    11/05/2015 03:21

    COMO SI NO ES MENTIRAS

    Valorar
    Responder
  • Meloenseñounamalamujer
    Meloenseñounamalamujer

    07/04/2015 08:53

    En resumen, hay varios indicadores de que una relación está abocada al fracaso. Por ejemplo, el pensar "esta relación no está siendo normal". Si uno no entiende ciertos comportamientos... malo. No hay que comerse el coco pensando "las mujeres son de Venus y hablan idiomas diferentes". Eso es algo que le debe interesar a alguien que no desea hablar claro.... la igualdad, en definitiva. Y yo no he visto claras muchas cosas, desde el principio.
    Otra cuestión, "fundamental", es la de la confianza y su destructora, la mentira. Una persona que miente sabe que está haciendo ciertas cosas mal. Es consciente de ello. Y miente para ocultarlo. Por tanto, si estás con alguien que te miente estás con alguien que está actuando mal a escondidas. Y la mentira no está justificada por nada: ni porque sea piadosa, ni porque sea un pecadillo de juventud, ni porque dé vergüenza reconocer los hechos,... ni por nada. Si te mienten te están engañando, y eso significa que te toman por tonto, por inocente, por "peor", por "ser" de "segunda clase", etc. La mentira "engancha": una vez que se empieza a construir una historia falsa, hay que esforzarse en mantenerla. Y es muy difícil que no te falle en algún momento todo ese castillo en el aire que es la doble vida de un/a mentiroso/a. En algún momento (hablo ya en femenino) acabas pillándola. Si esta persona tiene valores, lo mejor que puede hacer es reconocerlo y no seguir engordando la mentira. Si es una cínica, una ególatra, alguien que piensa que está por encima de los demás, que puede hacer lo que quiera dándole igual que cause dolor a la otra persona y daño a la relación, nunca reconocerá nada. Es más: culpabilizará al otro de ser un espía, un persecutor, un celoso, todo menos reconocer su culpa. Se cabreará, dejará de argumentar, insultará, te ofenderá gravemente, añadiendo toda esta porquería al daño causado por la mentira y por el hecho que la llevó a mentir. No se dará cuenta de la cadena de consecuencias que estará generando, cadena que se resume en que la otra persona "desconfiará" ya siempre, a partir de ese momento. Y aunque le digas que piense en cuál sería su actitud si a ella le hicieran lo mismo, a ver si se sensibiliza y rectifica, este tipo de personas pasará de todo porque les resulta más importante quedar por encima de los demás, aún sin razón que le asista, que valorar el daño que causan y frenar las consecuencias.

    A partir de ahí, todo se encamina al desastre. Quien ha causado el problema no se arrepiente. No saca el tema nunca, dándolo por zanjado. O eso cree ella. Piensa que el otro es tonto, y que olvidará. Y que, como no hay consecuencias aparentes, lo que ha hecho no es tan grave. Y de ahí pasa a pensar que ni grave ni porras, que ella no ha venido a este mundo a culpabilizarse de nada, y menos a que un tipo (que es su marido) la culpe. Y como nadie más lo va a hacer, porque nadie más convive con ella y sufre lo que su pareja está sufriendo, piensa que lo ocurrido es una ficción, un delirio del ofendido, un deseo de restarle libertad en plan machista o talibán, tranformando todo lo malo que ha hecho y su comportamiento posterior en un arma arrojadiza y justificadora. Entonces, su currículum se va incrementando, en un "in crescendo" sin límites: actúa mal + miente + acusa, desprecia e insulta cuando es pillada + no piensa que causa daño a la otra persona y a la relación + no muestra arrepentimiento + transforma los silencios posteriores en victorias + todo esto le da un sentimiento de impunidad + entonces decide hacer de esta forma de actuar una forma de vida. El paso a las amenazas en cuanto la contradigas está a la vuelta de la esquina. Descubre, entonces, que no le interesa hablar de ciertas cosas que son importantes para la otra persona y para la relación. Te corta, te grita, te ofende,te insulta, te amenaza, te desprecia, cambia de tema.... todo menos razonar, menos escuchar, menos tratar de ponerse en el lugar del otro. Al final de un episodio de éstos, uno la deja por imposible, que es lo que ella quiere: que la dejen en paz, sin que remuevan su conciencia y saliéndose con la suya. Aunque la brecha se haya agrandado un poco más. Eso le da igual. Ella es poderosa. Tiene amistades con las que no convive y a las que no daña que, lógicamente, la consideran bien. Tiene una vida social exitosa, pero un desastre de vida de pareja. Y ella no es culpable de nada: siempre hay un tipo al que culpabilizar. Y en su mente todo esto tiene sentido. Además, si fuese malo lo que hace, sería ILEGAL. Y no lo es. Su casi inexistente conciencia es moldeable en función de sus intereses: sigue la LEY civil cuando le conviene, y la natural-moral cuando le interesa. Siempre la que más le favorezca. Carece de una moralidad objetiva directriz de su vida y de sus actos, cuya existencia previa es "imprescindible" al inicio de una relación. Ella va a tratar de sacar de esa relación el mejor partido, caiga quien caiga y dañe a quien dañe. Y cuanto más inteligente sea ella, más daño es capaz de causar. Un terrorista listo es mucho más peligroso que uno torpe.

    Está estudiado que una persona así no cambia nunca. Salvo raras excepciones que han experimentado una "revelación" traumática que les ha conmocionado, la gran mayoría se aferra a esa forma de ser y vivir. No pueden cambiar porque, en primer lugar, no sienten que deban hacerlo: sí, en efecto, les va mal con ciertas personas pero, aparte de ser una minoría, son para ella seres despreciables, sin criterio, sin ningún valor. Cualquiera que ose oponérsele pasa instantáneamente a la "lista negra". Ella hace el daño, ella se juzga (bueno, juzga a los demás) y ella condena. Que se ponga a pensar si ella lo puede estar haciendo mal es imposible. Para ello hace falta tener motivación (que ella no tiene, pues le va fenomenal), humildad (para preguntarse cómo de normal es su vida en relación al promedio de las vidas con "valores" que existen) y capacidad de esfuerzo. Y ella sólo se esfuerza en lo que le apetece o conviene.

    En conclusión: una persona así no puede contribuir a una relación feliz de pareja. Ella no quiere ser pareja de nadie. Ella quiere coger a alguien que le conviene para obtener beneficio propio, sin importarle destruir a la otra persona. En cuanto le empiece a poner lo que ella considera "obstáculos a su ambición", lo despreciará. Su pareja no entiende lo que está pasando. La situación, la convivencia, es entonces de locos. Piensa que han forjado un compromiso, con unas reglas legales y morales que, sin embargo, ella se salta cuando y como quiere, a beneficio propio. La comunicación desaparece. Las heridas se multiplican y agrandan. La chulería, el desprecio, la prepotencia, la soberbia, la no colaboración por parte de ella, empiezan a invadirlo todo. No sabes qué hacer. Confías en que alguien llegará y le dirá 4 verdades que le lleguen y la hagan cambiar. Pero eso no es así. Casi nunca ocurre. Los demás no se meten en esto. No quieren saber, ni les interesa. Les va bien teniendo con ella la relación que tienen, sin complicaciones, sin profundidad. No necesitan saber más. No quieren implicarse en algo que no les reporta nada. Entre otras cosas porque no perciben que ella esté sufriendo, pues ella NO sufre. Una vez que ha conseguido anular/desautorizar al otro y hacer lo que le da la gana, se acabó el conflicto para ella. Ya nada la molesta. Bueno, sí: quizá anhele mayor autonomía, seguir ascendiendo en su ambición.

    Valorar
    Responder
  • ARMANDO ALVAREZ SUAREZ
    ARMANDO ALVAREZ SUAREZ

    24/10/2013 18:57

    MUJERES Y HOMBRES SOMOS INFIELES POR NATURALEZA, SOLO UN GENUINO AMOR NOS DETENDRÁ, DONDE ENCONTRARFLO.

    Valorar
    Responder
  • ElLoboEstepario
    ElLoboEstepario

    Valoración usuario

    Valoración: 0

    20/01/2011 14:46

    Estaba leyendo un monográfico sobre psicología sobre los "pacientes mentirosos". Si un facultativo es incapaz de descubrir con algo de seguridad a un impostor, imagínate alguien normal y hablando de temas como el amor.

    Valorar
    Responder

Página: 1 de 1 (5 Elementos)

DF Fotos

DF Videos

DF Foros

Sufro ansiedad, ¿alguien que sepa me puede ayudar?

Escrito por Rodriguez a las 11:26:00

Cargando...

Una sexy Eva Longoria arrasa en Marbella con Global Gift 2015

La intérprete de Mujeres desesperadas, Eva Longoria, muestra su lado más solidario en la Global Gift 2015 junto a su amiga María Bravo

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x