María José Campanario, furiosa por la expulsión de la UEM

Ana Van den Eynde
María José Campanario
María José Campanario está sufriendo las consecuencias de las sentencia sobre la 'Operación Karlos'. No sólo se ha visto obligada a pasar por un proceso judicial, y ser condenada, con la humillación pública que ello implica. Ahora también sabe las consecuencias de tener antecedentes penales.

La colaboradora de Telecinco acudía a estudiar a la Universidad Europea de Madrid, donde se encontraba cursando la carrera de odontología. La Universidad tomó hace unos días la decisión de expulsar a María José Campanario, una decisión que la ha enfurecido.

El comunicado emitido por la Universidad Europea de Madrid señalaba que la decisión se había tomado por la violación del artículo 3 de la Normativa General para las Enseñanzas Oficiales de Grado, en el que se ampara la institución.

El citado artículo detalla: "La Universidad se reserva el derecho de admisión y el derecho a la no renovación de la matrícula de aquellos estudiantes cuyas conductas o hechos puedan suponer un mal ejemplo para la Universidad y para el resto de los estudiantes". De entre los casos contemplados se señala que es un motivo de expulsión el "estar inculpado en un procedimiento penal por un delito doloso".

María José Campanario recurrirá la expulsión


Pero María José Campanario ha decidido luchar y enfrentarse a esta decisión. Asegura que recurrirá la expulsión porque "me han citado dos semanas antes para decirme que no me renuevan la matricula y yo creo que las cosas no se hacen así. A mi me había cobrado hasta mi reserva de matrícula".

Considera que es una decisión aprovechada por parte de la UEM porque "cuando entre aquí ya estaba imputada por cuatro delitos, y ahora estoy pendiente de dos". Se lamenta diciendo que "¿A todos los estudiantes les piden un certificado de penales para estar aquí? No tengo derecho a estudiar y ya está".

La mujer de Jesulín fue condenada por su implicación en la llamada 'Operación Karlos'. Un largo proceso que comenzó en 2006 cuando fue detenida y saltó de inmediato a todas las portadas. Cinco años después ha tenido que sentarse en el banquillo, acusada de conseguir una pensión fraudulenta para su madre. La condena se hacía efectiva hace unas semanas y obligaba a María José Campanario a cumplir 23 meses de cárcel, sentencia que también ha recurrido.