Los afrodisíacos, ¿una leyenda urbana?

 Afrodisiacos

El término afrodisíaco viene de Afrodita, la diosa griega del amor, el sexo y la belleza. La lista de los llamados afrodisíacos es larguísima.

Quienes venden hierbas, perfumes, ungüentos y todos los aditamentos que prometen aumentar el deseo sexual lo hacen sin tener estudios científicos que comprueben su eficacia. Se basan en leyendas urbanas.

El problema principal es que no existen estudios científicos que comprueben que el cuerno del rinoceronte, el gingseng, etc., tengan efectos en la reacción sexual de los humanos. El obstáculo principal para responder a esta pregunta es el efecto placebo, es decir, que la gente que piensa que algo le va a aumentar su deseo o su funcionamiento sexual, le podría suceder simplemente porque así lo cree.

No hay alimentos que despierten el deseo sexual

Cynthia Finley, dietista del Centro para el Control del Peso de la Johns Hopkins, tras un estudio realizado con diferentes alimentos, como el chocolate, los pimientos picantes o las ostras frescas, ha afirmado que no existen indicios concluyentes de que alguno de estos alimentos tenga virtudes afrodisíacas.

Puede que haya algunos productos alimenticios que sí tengan efectos benéficos en los órganos sexuales (como lo tienen en el resto del organismo), pero en opinión de los expertos, no existen ni nutrientes ni alimentos que, después de ser ingeridos, inmediatamente generan una respuesta sexual en cuanto al deseo, la excitación o el orgasmo.

Las ostras están consideradas por excelencia el afrodisíaco con más glamour. Pero si realmente fueran tan poderosas, no valdrían lo que valen en el mercado.

Carlos Pol Bravo, psiquiatra y sexólogo, asegura que la piel es el órgano sexual más importante, puesto que las caricias potencian el deseo y la excitación. "Hay que retomar la caricia, pero sobre todo, saber hacerlo y acudir a ayudas, por ejemplo, a los aceites que facilitan la caricia, humedecen la piel y le dan cierto calor. De este modo, habrá más sensibilidad". Los expertos aseguran que en la cama sucede lo mismo que ocurre en la mesa: que todo entra por los ojos. De ahí la necesidad de alimentar también la visión. "El único afrodisíaco -sugiere Carlos Pol Bravo- es la imaginación, combinada con sensualidad y complicidad. El resto son sucedáneos".

La única forma real y efectiva de aumentar la libido es hacer ejercicio y comer adecuadamente, y es que quienes tienen mejor funcionamiento cardiaco gozan de una mejor vida sexual. Mucha gente seguirá teniendo esperanzas y tratando de resolver problemas sexuales con cuernos de rinoceronte, esperma de venado y ancas de rana. Pero si hay problemas reales, es mejor acudir a los especialistas.

Esmeralda Díaz Aroca  •  jueves, 12 de septiembre de 2013

DF Temas

  • El amor entra por la cocina afrodisíaca

    El amor entra por la cocina afrodisíaca

    Los primeros afrodisíacos eran plantas y alimentos, cuya forma se parecía mucho en su estado natural a los órganos sexuales masculinos o femeninos o compartían el mismo perfume que las secreciones sexuales.

0 comentarios

Avatar

DF Fotos

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x