Cómo utilizar los cinco sentidos en el sexo

Consejos para usar todos los sentidos

Elena Moreno
 Los cinco sentidos del sexo


En una noche calurosa preparas un baño sugerente o pones a punto la habitación con velas y música suave para darle un toque íntimo. Sólo quieres desnudar a tu hombre y volverlo loco utilizando tus cinco sentios. Cada uno de ellos tiene una misión diferente, pero cuando se unen en el sexo, la mezcla es explosiva. En los juegos preliminares, encenderéis tanto vuestro deseo sexual que no podrá apagarse.

La vista


A través de los ojos entran en tu cuerpo muchas sensaciones que son difíciles de alcanzar con otro sentido. Además, tienen su propio lenguaje: con una simple mirada puedes provocar en tu pareja excitación.

Es el sentido más utilizado y el más receptivo en los hombres. Ellos utilizan películas, revistas y fotos subidas de tono, o se fijan en las curvas del pecho y el trasero. A las mujeres puede llegar a excitarles una mirada o una sonrisa. Otra forma diferente de visualización es la imaginación. Con ella recreas las imágenes más perversas sin que nadie lo sepa.

El gusto


Con la boca se pueden activar las zonas más erógenas de tu cerebro. Muchos alimentos producen un aumento de tu deseo sexual: chocolate, fresas con nata... Además, cualquier comida puede excitarte comiéndola encima de su cuerpo.

Los labios son la zona más sensible y sensual. Los estimulas a través de los besos o el roce de los dedos. Pero como más podéis disfrutar los dos es con los movimientos de vuestra lengua allá donde os lleve la imaginación.

El olfato


Cuando estás excitada puedes llegar a oler a tu hombre más y mejor que de costumbre. Se debe a que hay unas sutancias que genera el cuerpo cuando se excita: las feromonas. Al olerlas, sin darte cuenta, reaccionas de forma instintiva, aumentando tu deseo. Te acercarás cada vez más a él y soñarás con volver a oler su cuerpo.

Pero no te conformes con esto. Utiliza velas, incienso o cualquier otro aroma que te guste para crear un buen ambiente. Recuerda que las mujeres somos 2.000 veces más sensibles al olor que los hombres. Aunque parezca mentira, el olor de tus genitales es muy excitante para él.

El oído


El oído es el sentido más erótico y te pone a punto mucho más rápido que cualquier otro. Las palabras románticas o incluso obscenas, escuchar los suspiros de tu pareja al eyacular o el grito de tu orgasmo, son los sonidos que más fácilmente recuerdas cuando quieres excitarte. En las mujeres este sentido es el más sensible.

El tacto


Toda la piel es una gran zona erógena. A través del tacto exploras todo tu cuerpo y el de tu pareja. Con una sola caricia encenderás su piloto automático y también el tuyo. Es el sentido que más se utiliza para conocer a fondo cómo es tu pareja.

Con un masaje erótico bien dado, comenzarás a saber lo que es estar más cerca de tu chico y descubrir sus zonas más erógenas. Un consejo: disfruta con tranquilidad de este sentido. Así conoceréis mejor vuestros cuerpos y te sentirás más unida a él.

Puedes leer más artículos similares a Cómo utilizar los cinco sentidos en el sexo, en la categoría de Sexualidad en Diario Femenino.