Sentir dolor en el coito es muy frecuente en las mujeres

Muchas mujeres sienten mucho dolor en el coito, un dolor tan fuerte que algunas abandonar la práctica del sexo por no tener relaciones satisfactorias. Las mujeres piensan que esos trastornos no tienen mayores complicaciones y no son conscientes de que el dolor en las relaciones sexuales es más frecuente de lo que se piensa: puede ser el origen del 96% de los coitos no consumados. Son muchas las mujeres las que sufren calladas y no acuden al médico o al psicoterapeuta.

Mujer dolor en el coito
No afrontar este problema acudiendo al médico o al psicoterapeuta, lleva a la mujer a perder una de sus grandes conquistas: vivir una sexualidad plena y placentera. Un otro gran error femenino es confundir esta disfunción sexual con la falta de deseo y libido por la pareja.

Los médicos denominan de dispareunia cuando la mujer siente dolores antes, durante y después del coito. Estos dolores en las relaciones sexuales aumentan de frecuencia por ejemplo tras un parto o en la menopausia. La mayoría de las relaciones dolorosas se producen tras la menopausia, la falta de menstruación permanente. En esta etapa de la vida, las mujeres sufren una atrofia vaginal que provoca que un 50% de ellas tengan relaciones sexuales dolorosas, que requieren tratamientos con estrógenos.

Dolores antes, durante y después del sexo


Los ginecólogos explican que la dispareunia tiene síntomas variados. El dolor en el coito se produce debido a una contracción involuntaria de los músculos de la vagina. La mujer puede sentir una irritación en la vagina después de hacer el amor y hasta un dolor muy fuerte y profundo. También, la mujeres pueden sentir dolores bulbovaginales, que no sólo se dan durante las relaciones sino que son un síndrome en el que hay molestias en cualquier momento del día, u otros patologías que provocan la perdida de la flora vaginal, y con ello la aparición de infecciones (vaginitis crónicas de repetición).

Las causas psicológicas de los dolores en el coito


Aunque pueda existir un dolor físico real, el vaginismo también tiene un componente psicológico, ya que mujeres con miedos y fobias, y con poco conocimiento del propio cuerpo, suelen tener más dolores en las relaciones sexuales. En estos casos no hay medicinas, lo recomendable es acudir a un psicológico.

Las mujeres que más asisten al ginecólogo por este problema son mujeres jóvenes, que están alrededor de los 20 años o las que tienen entre 30 y 35 años que quieren tener hijos y que no pueden ser penetradas.

Nanda Reyes  •  miércoles, 7 de octubre de 2009

DF Temas

0 comentarios

Avatar

DF Fotos

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x