Píldora masculina, cada vez más cerca

Píldora masculina

Generalmente el peso de la planificación familiar recae sobre la mujer. Es ella la que se encarga de tomar las medidas anticonceptivas pertinentes o al menos de decidirlas, incluído el caso del preservativo, que aún siendo un método anticonceptivo masculino, suele ser la mujer la que más alerta está de su uso. Probablemente sea así porque en caso de un fallo de los métodos anticonceptivos el peso de la responsabilidad va a recaer en última instancia en nosotras. Pero si estamos hablando de una pareja estable, la decisión del método anticonceptivo a elegir debería ser una decisión de ambos.

Métodos anticonceptivos masculinos

Hay una gran diferencia cuantitativa entre los métodos anticonceptivos femeninos, que son muchos y muy diferentes entre sí y las posibilidades masculinas. El preservativo es el anticonceptivo masculino por excelencia, aunque en su utilización también se implique la mujer. Su uso se recomienda en todas las etapas de la vida sexual porque además de ser un anticonceptivo fiable protege de las enfermedades de transmisión sexual, un aspecto que no debemos descuidar si llevamos una vida sexual activa.

El método anticonceptivo -si es que se puede denominar así- masculino es la vasectomía. Sólo se recomienda cuando se tiene una pareja estable y ya se ha tenido el número de hijos deseados, porque la vasectomía se trata de una intervención quirúrgica donde se seccionan los conductos a través de los cuales llegan los espermatozoides al semen. En principio es una técnica irreversible, por lo que la decisión ha de ser muy meditada, aunque en ocasiones puede intentarse otra cirugía que revierta la anterior. Pero no hay garantías.

Otro 'método' tradicional y muy utilizado por los hombres es la "marcha atrás", que consiste en eyacular fuera de la vagina, pero ni lo recomendamos ni lo consideramos un método anticonceptivo seguro. Además de no impedir de forma fiable el embarazo, a la larga puede producir una gran frustración tanto en el hombre como en la mujer.

 La píldora masculina

Estando así el panorama de la anticoncepción masculina, no es extraño que casi todo el peso recaiga sobre la mujer. Pero esto está a punto de cambiar, porque la píldora masculina está muy cerca de ser una realidad. Aunque llevan décadas investigando y probando, la píldora masculina está presentando complicaciones debido a la complejidad del sistema reproductivo masculino. Mientras que la píldora femenina sólo tiene que anular un único óvulo, la masculina tiene que ser capaz de neutralizar los 20 millones de espermatozoides por mililitro.

La píldora masculina, que cada vez está más cerca de salir al mercado, está basada en la molécula JQ1 y lo que hace es reducir la cantidad y la calidad de los espermatozoides. La molécula penetra en los vasos sanguíneos para interrumpir la espermatogénesis, esto es, el proceso de fabricación y maduración de los espermatozoides. Se trata, al igual que la píldora femenina, de un método anticonceptivo reversible, ya que en el momento en que se deja de tomar la píldora, la producción de espermatozoides se normaliza.

Pero aún hay que esperar hasta que finalicen las pruebas con este anticonceptivo oral masculino, y el tiempo nos dirá qué éxito tiene en la sociedad actual. Si bien hay voces femeninas que se quejan de la poca implicación que tiene el hombre en cuanto a la anticoncepción, también está por ver cuántas de las mujeres están dispuestas a dejar este tema en manos de su pareja.

Laura Sánchez  •  martes, 11 de septiembre de 2012

DF Temas

1 comentarios

Avatar

  • ADR
    ADR

    08/12/2015 17:08

    no

    Valorar
    Responder

Página: 1 de 1 (1 Elementos)

DF Fotos

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x