Ejercicios tántricos para prolongar el placer sexual

Napoleón Fernandez

Las parejas practicantes de esta tradición milenaria suelen respiran en sincronía para ayudarse a sentirse más cerca y alcanzar armonía en su relación. Si quieres aprender aquí te va la guía de respiración e ejercicio tántrico para prolongar el acto sexual.

Respiración tántrica

Ejercicios tántricos para prolongar el placer sexual

Recuéstate con tu pareja en la postura de la cuchara -los dos apoyados sobre el lado izquierdo, con las piernas semiflexionadas mirando en la misma dirección-. Cierren los ojos y relájense. Inhalen lentamente, aguantando la respiración por unos segundos y luego exhalen también lentamente.

Concéntrense y cuando se sientan cómodos con su propio ritmo de respiración, presten atención al de su pareja. Traten de sincronizarlos, inhalando y exhalando al mismo tiempo. Continúen con este ejercicio por cinco minutos completos y al principio podrá parecer mucho tiempo, pero la experiencia se tornará sexy al ser concientes de la cercanía.

Ejercicio tántrico para prolongar el acto sexual

Algunos de los que han vivido esta experiencia la describen como si estuviesen "montando la ola" de la energía sexual. Se trata de conseguir un orgasmo que vaya más allá del pene o el clítoris y se esparza como una inigualable sensación de placer por todo el cuerpo.

1. El hombre coloca su pene en la vagina de la mujer, pero sin moverse. Es como un alto para descansar, concentrándose en sentir las sensaciones que experimentan los dos juntos.

2. El hombre retira el pene de la vagina y lo usa para masajear suavemente el clítoris y la apertura vaginal.

3. El hombre, erecto, penetra la vagina.

4. Repite esta secuencia varias veces. En cada una deberían sentir como si estuviesen a punto de alcanzar el orgasmo.

5. Cuando finalmente decidan llegar al orgasmo, el pene debe estar dentro de la vagina, empujando suavemente hasta llegar al clímax. También se puede masajear el clítoris con el pene hasta que la mujer alcance el orgasmo.

Es importante mantener la sincronización de la respiración conseguida luego de practicar el primer ejercicio, ello garantiza la sensación de un orgasmo extendido a los genitales.

Otro detalle es mantener los ojos abiertos en los segundos de mayor placer pues los practicantes del tantra aseguran que sienten un amor más profundo e intenso cuando están mirándose a los ojos durante el orgasmo.