La falta de deseo sexual de la mujer

Maria Clara

deseo sexual

Con el pasar de los años, la rutina va minando el deseo sexual de la mujer. Sin embargo tenemos que dejar claro que hay una enorme diferencia entre la falta de deseo sexual y la falta de orgasmo. Algunas mujeres no pueden alcanzar el orgasmo, pero siguen sintiendo deseo y placer de estar con su compañero.

La falta de interés por el sexo se asocia con una serie de factores emocionales y psicológicos que pueden afectar no sólo la mujer sino también al hombre. En los días de hoy queda poco espacio para el sexo en nuestras mentes bombardeadas por preocupaciones con el trabajo, los hijos, las facturas, el poco descanso, y tantas otras inquietudes. Los factores psicológicos, culturales y religiosos, el estrés, la ansiedad, el abuso sexual y otras consideraciones psicosociales pueden afectar el deseo de una mujer.

Bien que lo primero que hay que hacer para luchar contra la falta de deseo sexual es no responsabilizar de todo a los factores externos.

Diálogo y descanso contra la falta de deseo sexual

La vida sexual femenina es muy afectada también por la educación recibida de los padres y la falta de diálogo con la pareja. Para resolver en la práctica este problema, común a muchas parejas, es esencial mantener un diálogo franco y abierto con su pareja, sin preocuparse por obtener resultados inmediatos. Hay que ir pasito a pasito porque volver a sentir deseo es aprender otra vez a seducir.

Las escapadas con su compañero son absolutamente recomendables. Huir del estrés y preocupaciones por un período de días, permite a la pareja momentos de intimidad sin la interferencia del mundo exterior.

Si una actitud abierta y dialogante no cambia tu vida sexual, no dudes en consultar con su ginecólogo. Un médico te puede ayudar a determinar si la falta de deseo sexual está vinculada sólo a preocupaciones externas o si existe un problema orgánico. Aunque poco frecuentes, trastornos hormonales en la mujer, el uso indebido de drogas y algunas enfermedades que causan fatiga, puede causar desinterés por el sexo. El diagnóstico preciso, realizado por el médico, es siempre una manera responsable para resolver el problema sin dañar su salud.

El asesoramiento psicológico puede ayudar a resolver la falta de deseo sexual y a mejorar la calidad de su relación sexual con la pareja. Dicho asesoramiento debe considerarse seriamente en aquellos casos en que un experto medico ha eliminado toda causa médica como causa del deseo sexual disminuido.