Lo que puede pasar con tu foto desnuda o vídeo porno casero

¡Ten cuidado!

Anita del Valle

"¿Habéis visto las fotos filtradas de Irina Shayk desnuda? Es lo que tiene ser la novia de Cristiano Ronaldo. Tiene que tener un cuidado..." Comenta Mari Pili en la hora del cafecito. "Y si no eres la novia de Cristiano Ronaldo, también".

La respuesta de Rosa venía al caso de Alyssa Funke, una estudiante americana que se suicidó hace unos días por el acoso de sus compañeros tras aparecer en un vídeo porno casero. No es la primera vez que una joven decide quitarse la vida por nos soportar el ciberbullying. Sólo hay que recordar la reciente muerte de la modelo y actriz australiana Charlotte Dawson, que se despidió con el siguiente mensaje: "Vosotros ganáis".

Los cornudos vengativos

No es necesario haber hecho un vídeo porno o similar para ser objeto de mofa en las redes sociales. Ya en los noventa, en pleno estallido de Internet, aparecían las primeras páginas de exnovios vengativos dispuestos a todo. Niñatos cobardes que no superaron que sus exnovias decidiesen pasar a mejor vida y que, bajo el antifaz de 'cornudos vengativos', se dedican a intentar arruinar la vida de sus exparejas contando intimidades, publicando sus fotos desnudas y, en el peor de los casos, haciendo circular vídeos porno caseros. Que se lo digan a Olvido Hormigos.

La ira, el aburrimiento y la carencia de vida propia de los cornudos vengativos es tal que pronto se convirtió en un negocio irresistible para los que no entienden de escrúpulos. Alrededor de 10.000 euros al mes ingresan algunas de estas webs sólo con el dinero de exnovias desesperadas por retirar su foto. Lo que comúnmente se conoce como chantaje.

Afortunadamente, este hecho está tipificado como delito y tanto el control como las penas tienden a endurecerse. Pero ya sabes cómo funciona Internet: un segundo presente y permanecerás siempre. Ahora bien, ¿te animas con el sexting?