Kim Kardashian: la chica sin talento que conquistó a Forbes

Kim Kardashian en la portada de Forbes

Ni modelo, ni actriz, ni cantante. La profesión celebrity de Kim Kardashian no está definida, y para muchos, no es más que una famosa de segunda que ha conseguido que VOGUE le dé su beneplácito, y ya se sabe que de Anna Wintour al cielo de la moda hay un paso. Sin embargo, tras la figura de esa 'chica sin ningún talento' se erige un imperio de millones de dólares, donde ella misma gestiona todo lo que tiene que ver con su imagen y su nombre. 

Cómo Kim Kardashian llegó a la portada de Forbes

Un vídeo erótico casero fue el pistoletazo de salida a un reality show que ya cuenta con 11 temporadas, y puso a la familia Kardashian - Jenner en el punto de mira de América y del mundo entero. Para muchos, esta cinta X fue gestada por la mente de la momager que convirtió a Kim en estrella. El resto es historia: Kim Kardashian no es modelo, pero protagoniza portadas de moda que le han llevado a publicaciones especializadas, sus desnudos acumulan millones de likes en Instagram, y aunque no tiene formación, su empresa es ella misma, y sus Kimojis y Kim Kardashian Hollywood le han reportado 45 millones de dólares. Eso le convierte en la gallina de los huevos de oro para sus hermanas, y de Forbes para incluirla en su número de las 25 familias más ricas de América.

Kim Kardashian, empresaria de su propio personaje

Kim Kardashian y sus famosos selfies

La chica que no tenía talento ha llegado a la cima mediática sin haber pasado por la universidad, sin tener ninguna profesión como actriz -el reality no cuenta-, sin unas medidas espectaculares de pasarela y sin una locuacidad que le convierta en interesante. Sin embargo, su personaje es tan atrayente que su verdadero talento es el de hacer dinero. Que se desnude enloquece a las feministas que están a favor de que cada mujer haga con su cuerpo lo que considere conveniente, tal y como le apoyó la siempre sensual Emily Ratajkowski. Para otros, solamente es una niña de buena familia con un marido rapero que busca llamar la atención quitándose la ropa.

Sea como fuere, la influencia de Kim Kardashian es tan grande que su fortuna no hace más que seguir subiendo. Tal y como ella misma dice, si alguien quiere saber a qué se dedica, que mire su cuenta corriente. Un post patrocinado en Instagram, fiestas a las que acudir sin sonreír en un photocall, alguna polémica de su famosísimo marido... y todo está hecho. Kim Kardashian tiene talento, el que tiene que ver con todo lo que se publica, se dice, se miente y se rumorea sobre ella. Y eso, solamente hace que los números suban. Porque siempre es mejor que hablen de una, aunque sea mal.

Marta Marciel  •  martes, 12 de julio de 2016

DF Temas

0 comentarios

Avatar

DF Celebrities

DF Fotos

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x