Kim Kardashian, sorprendente en París Fashion Week

Marta Marciel

Kim Kardashian

Que Kim Kardashian no deja indiferente a nadie no es nada nuevo. La celebrity ya había avisado a sus 27 millones de followers que acudiría a París Fashion Week estrenando manicura, con su impresionante diamante de compromiso, y deseando reencontrarse con la ciudad de la luz. 

Sin embargo, lo que llamó la atención de la mujer de Kanye West, de quien está acompañada en todo momento, era que llegó a París con un gorro que cubría su pelo. Recientemente, la madre North West se había cortado su característica melena. Lo que nadie podía presagiar es que su cambio de look tenía que ver con el color de su nuevo corte de pelo. 

Las redes sociales ardían con las fotos que ella misma colgó en Instagram estrenando cabellera. Los comentarios, como siempre, tanto a favor como completamente en contra. Pero Kim siempre tiene más. 

Kim Kardashian, rubia y con un provocativo vestido de red

Rubia platino. Tal cual. Al más puro estilo Ireland Baldwin -amiguísima de sus hermanas Kylie y Kendall Jenner-, la socialité estrena nuevo look para Balmain. 

Todos los flashes se dirigieron al front row en ese momento: ya no importa lo que pasa sobre la pasarela -Kendall Jenner, entre otras-, ahora toda la atención estaba en los Kardashian-Jenner-West. Porque Kim como siempre está respaldada por su familia, en este caso, la matriarca-mánager-representante de la familia, Kris Jenner, y su marido, el rapero y diseñador Kanye West. 

Ambos disfrutaron del desfile de Balmain, hasta que Kim se sacó de la manga otro 'regalito' para los paparazzi. Este era un vestido de dudoso gusto formado por una red, que dejaba al descubierto gran parte de su escote. 

Suponemos que detrás de este look se encuentra, además de la propia celebrity, su marido, que es el artífice de la evolución en su estilo. 

Puedes leer más artículos similares a Kim Kardashian, sorprendente en París Fashion Week, en la categoría de Famosos en Diario Femenino.