Sara Montiel, Javier Bardem, Jennifer Aniston... Famosos que se cambiaron el nombre

Sara Montiel y otros famosos que se cambiaron el nombre

Hay un largo camino por recorrer hasta lo más alto de la fama y eso lo saben de sobra nuestros artistas. Cantantes, actores y actrices de todas las épocas han decidido ocultar su nombre real y ponerse otro más acorde con el triunfo. Los motivos de este cambio de nombre son varios: algunos lo hacen porque su nombre es demasiado común como para una estrella, otros porque es demasiado difícil de pronunciar y otros porque directamente quieren desligarse de su familia. En definitiva, se trata de una cuestión de marketing y con un resultado positivo, ya que, al fin y al cabo, su nombre es lo que nos queda de ellos.

Grandes mitos que cambiaron su nombre

Y por una cuestión de marketing, hoy lloramos a la artista Sara Montiel y no a Maria Antonia Abad Fernández, que era un nombre demasiado común como para una gran estrella. De igual manera, seguimos fascinadas por el encanto de Marilyn Monroe, desconociendo muchos aspectos de la personalidad de Norma Jean y recordamos a la legendaria Rita Hayworth, que ocultó como pudo su nombre verdadero, Margarita Cansino.

Los más grandes de la música también han recurrido a un impactante nombre artístico en vista de que su nombre original no era lo suficientemente atrayente. Giorgos Kyriacos Panayiotou no es otro que el conocido cantante George Michael o Farrokh Bomi Bulsara es el nombre al que respondía Freddy Mercury. Más actual y más cercana tenemos a la televisiva Olvido Gara o, más bien, Alaska.

Si seguimos hablando de mitos del cine de todos los tiempos encontramos a la fascinante Bo Derek, a la que no le fascinaba tanto su nombre Mary Cathleen Collins o a la voluptuosa Brigitte Bardot, que tenía un nombre tan prosaico como Camille Javal.

Estrellas actuales con nombre artístico

Pero si regresamos a la actualidad del artisteo vemos cómo esta práctica de cambiarse el nombre con fines promocionales sigue vigente. Sin duda, Elmer Figueroa Arce no sería tan sexy ni movería tan bien las caderas como lo hace Chayanne y Armando Christian Pérez no podría hacer tantos duetos como el propio Pitbull.

Por su parte, las letras del cantautor Joaquín Sabina perderían ese aire canalla si vinieran de parte de Joaquín Ramón Martínez Sabina, y conquistar Hollywood se hace menos costoso con un nombre como Antonio Banderas que como Antonio Domínguez. Y ni qué decir tiene que Javier Ángel Encinas pierde fuerza de caráter frente al polémico Javier Bardem.

Las actrices de Hollywood más de moda no escapan a esta tradición de cambiarse el nombre. Tan difícil de pronunciar resultaba el apellido griego Anistonapoulos que Jennifer tuvo que cambiarlo por el de Aniston, como también cambió su apellido Natalie Hershlag por el de Portman. Y el sugerente Demi Moore esconde el poco atractivo nombre de Demetria Guynes.

Laura Vélez  •  jueves, 11 de abril de 2013

DF Temas

0 comentarios

Avatar

DF Celebrities

DF Fotos

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x