¿Cada cuanto tengo que hacerlo con mi pareja?

¿Cuál es la frecuencia sexual de las parejas felices?

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Cada cuánto tiempo debo hacer el amor con mi pareja

Ya no hay ninguna duda: la vida sexual es fundamental para la buena marcha de la relación de pareja. Esto significa que una pareja feliz debe disfrutar plenamente de su sexualidad. A partir de aquí nos surgen las dudas en cuanto a la frecuencia adecuada. ¿Cada cuanto tengo que hacerlo con mi pareja? Nos vamos a la cama de las parejas felices.

La frecuencia sexual de las parejas: ¿cada cuanto tengo que hacerlo? 

Todos los días, dos veces por semana, el mítico sábado noche, tres veces al mes, dos veces al año...alguna de estas frecuencias te parecerán demasiadas y otras te parecerán demasiado poco, porque todo depende. A pesar de que muchos estudios han investigado en la frecuencia sexual más adecuada para una relación, no hay acuerdo en cifras concretas.

La mayoría de esos estudios sitúan la felicidad sexual entre dos o tres veces por semana, pero al mismo tiempo insisten: depende. Depende de cada pareja, depende de la edad, depende del tiempo de relación, depende de si hay convivencia o no, de si se trata de una relación a distancia, de la salud, de cómo entienda cada uno la sexualidad, de la comunicación, del propio amor...Son demasiados factores a tener en cuenta para dar una cifra concreta, ¿verdad?

No es la cantidad, es la calidad

Esto nos lleva a la cuestión básica: no es la cantidad, es la calidad. Con la frecuencia sexual ocurre como con el tamaño, que es importante pero no tanto. Que lo hagas con tu pareja todos los días no quiere decir que tengas una vida sexual placentera si lo haces de forma rutinaria o por compromiso. Y aquí paramos para hacer una advertencia importante: el sexo nunca se puede hacer por compromiso, el sexo o se hace con ganas o no se hace.

Siempre es mejor preocuparse por la calidad de esa vida sexual que por su cantidad. Una vida sexual satisfactoria en pareja también implica un aumento del deseo, por lo que la frecuencia se incrementará considerablemente. Porque a la pregunta de cada cuánto tengo que hacerlo con mi pareja, la respuesta es más que evidente: cada vez que ambos tengáis ganas. Si siempre es lo mismo en la cama, el deseo disminuye. Si siempre lo hacéis igual, la atracción se desvanece. Si no hay sorpresas, experimentos y fantasías compartidas, la pasión se apaga irremediablemente.

Los falsos mitos sobre la frecuencia del sexo

Tal vez conviene superar algunas ideas preconcibas o esos falsos mitos sobre la frecuencia del sexo en pareja:

+ No hay tiempo para tener sexo todos los días. La sabiduría popular afirma que no existe la falta de tiempo, sino la falta de interés.

+ El sábado, sabadete. El mito del revolcón del sábado noche tiene su fundamento y es que suele ser el día que más relajados estamos. Pero es que nos estamos olvidando de un aspecto importante del sexo: el sexo relaja, el sexo elimina el estrés, el sexo alivia el dolor de cabeza.

+ Los hombres siempre quieren tener sexo. No es cierto. Y las mujeres no siempre andan buscando una excusa para dar esquinazo al deseo de su pareja. Ocurre que el deseo en una pareja no siempre hace su aparición en el mismo momento.

+ Las parejas felices tiene mucho sexo. Las parejas felices tienen buen sexo, lo que no implica hacerlo mucho, sino disfrutarlo mucho.

Y tú, ¿cada cuánto lo haces con tu pareja?