Cómo actuar cuando tu pareja te propone un trío

Una propuesta que puede revitalizar vuestra vida sexual

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Mi pareja me ha propuesto un trío, ¿qué hago?

Parece ser que llega un momento en la vida de las relaciones de pareja en donde la chispa de la pasión corre el riesgo de apagarse. Ahí es donde entra en juego vuestra imaginación y vuestras ganas de arreglar la situación. Y ahí es también donde tienes que valorar si las propuestas de tu pareja son viables o no. Nos preguntamos cómo actuar cuando tu pareja te propone un trío en la cama.

La conveniencia o no de aceptar un trío con tu pareja

Es evidente que las fantasías eróticas forman parte fundamental de la vida de la pareja. Unas fantasías que tienen que ser respetadas, pero no necesariamente cumplidas. Por eso cuando tu pareja te propone un trío debes meditarlo bien antes de aceptar, a no ser que hacer un trío sea también una de tus fantasías sexuales y una de esas que siempre has querido realizar. En ese caso, no hay dudas, es vuestra oportunidad.

Pero hay casos en los que tu pareja te propone un trío y tú te asustas. Empieza a elucubrar sobre si no tiene suficiente contigo, si vuestra relación corre peligro, si estáis en una crisis de pareja y no te habías dado cuenta y, lo más importante, si el trío tendrá consecuencias negativas en vuestra relación. La pregunta es, ¿tú qué piensas de los tríos sexuales?

Porque si tu planteamiento es de rechazo total a esta práctica sexual, no hay debate posible. Rechaza la propuesta porque en la cama no debes hacer absolutamente nada que no te apetezca, solo por complacer a tu pareja. Ahora bien, si tienes dudas, la propuesta se merece cierta reflexión. Ya veremos si aceptas o no.

Aspectos como quién va a ser la tercera persona en la cama, si un hombre o una mujer, si conocido o desconocido o los términos en los que se va a desarrollar el encuentro deben quedar claros antes de dar este ‘sí quiero’ tan particular. Si la idea te atrae y crees que puede mejorar vuestra vida sexual y que no va a provocar ningún problema de pareja, adelante. Si la idea te atrae, pero te sientes insegura, simplemente di no.