Cómo recuperar el deseo sexual en pareja

Consigue que la pasión regrese a tu relación con estos trucos

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Consejos para recuperar el deseo

Ya no es como al principio, ¿verdad? Las relaciones de pareja atraviesan etapas y van evolucionando en todos los aspectos. El problema es que algunas de esas etapas ponen a prueba la estabilidad de la pareja. Es el caso de esa falta de pasión que ocurre tras un tiempo de relación y que hay que superar cuanto antes. Porque sí, es posible recuperar el deseo sexual en pareja y tenemos las claves para hacerlo.

Trucos para recuperar el deseo sexual en pareja

Son muchas las parejas que pasado un tiempo ven cómo la llama de la pasión se va apagando y puede quedar reducida a cenizas. Antes de que esto ocurra, hay que reaccionar y trabajar este aspecto de la pareja. Porque cuando hablamos del esfuerzo diario que supone una relación, también hablamos de sexo.

1 Día D

Son muchos los terapeutas que recomiendan a las parejas con problemas que 'se obliguen' a dedicar un día a la semana al sexo. El día D puede parecer que resta espontaneidad al asunto y, en efecto, así es. Pero estamos intentando solucionar un problema previo, así que hay que marcar en el calendario un día en rojo pasión y cumplir con semejante obligación.

2 Día F

Si hay un día D establecido y organizado, también podéis añadir otro día señalado. El día F, el de las fantasías sexuales. No es necesario que sea una vez por semana, que cada cual se organice como pueda, pero dedicar un día a cumplir alguna fantasía os descubrirá que la dedicación es el secreto de una mayor productividad.

Trucos para recuperar el deseo en la cama

3 Prepara el ambiente

Ese día que habéis dedicado a mejorar vuestra vida sexual debe celebrarse como se merece. Antes de poneros a la tarea, siempre resulta de ayuda preparar el ambiente. ¿Has oído hablar del sexting y de los milagros que provoca en la pareja? Enviar a tu pareja un mensaje subido de tono por la mañana, recibir una contestación acorde a la hora del almuerzo y seguir calentando motores hasta el momento del encuentro os cambiará por completo la perspectiva de ese día.

4 Preliminares

Una vez juntos y listos para recordar esa atracción que una vez fue irrefrenable y que ahora no pasa por su mejor momento, hay que dedicar un tiempo a los preliminares. Miradas, sonrisas, besos y caricias como entrantes y a partir de ahí hay que tomarse un tiempo para reconocerse en el cuerpo del otro. El tiempo que haga falta, que los preliminares también forman parte de la vida sexual.

5 Compañeros de juego

Cuando la falta de deseo se produce por un exceso de monotonía, no viene mal añadir algún compañero de cama nuevo. No, no estamos hablando de un trío, sino de incorporar juguete sexuales que os conviertan en exploradores y aventureros.

6 Cambio de escenario

¿Siempre lo hacéis en la cama antes de ir a dormir cuando ya estáis agotados después de un día duro? El deseo se resiente con el cansancio tanto como con la rutina, así que podéis probar a salir de la cama. Hay muchos lugares para practicar sexo dentro y fuera de casa.

Cómo recuperar el deseo sexual

Preparar cuerpo y mente para que vuelva el deseo

Pero todos estos consejos prácticos para recuperar la chispa en pareja no funcionan si no se prepara también la mente. Durante las relaciones sexuales el cuerpo no es más (ni menos) que la expresión de una actitud mental, por lo que también hay que potenciar la intimidad en pareja, algo que se consigue poniendo la mente en modo erótico. ¿Y cómo se consigue eso?

La pasión también hay que cultivarla, como otros aspectos de la relación, como el propio amor. No puedes esperar vivir siempre en ese estado de enamoramiento inicial en el que adoras a tu pareja, en el que tu cuerpo busca a la otra persona sin descanso y en el que si pudierais permaneceríais fundidos por siempre jamás. El deseo se trabaja, porque sin esfuerzo no se consigue nada.

Una mente erótica se consigue cuando los dos tratáis de mejorar vuestra vida sexual, cuando los dos tenéis el mismo interés en recuperar la pasión, cuando no hay reproches ni se lanzan culpas al otro, cuando utilizáis la comunicación también entre las sábanas y cuando visualizáis bien claro un objetivo común.