Cómo ser más atrevida en el sexo con un hombre

¡Pierde la timidez!

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Cómo ser más atrevida

El sexo es una parte fundamental de las relaciones de pareja y es, además la parte más gratificante, divertida y placentera de ellas. Sin embargo, seguro que quieres mejorar tu vida sexual, que siempre está muy bien eso de querer superarse. Hay muchas mujeres a las que les gustaría ser más atrevidas en el sexo y nosotras tenemos un modo muy fácil para lograrlo.

Activa tu modo sexual para ser más atrevida en la cama

Puede que no seas una primeriza en esto del sexo, pero aún así notas que te contienes y te gustaría ser más atrevida. No te preocupes porque es muy habitual sentirse cohibida ya que los años de ideología patriarcal han hecho muy bien su trabajo. Aunque nos sepamos la teoría, aunque nos sintamos libres y liberadas, siempre queda algún resto de represión sexual que en algún momento nos frena en la cama.

La mejor forma de mostrarte más atrevida en el sexo y a la vez más segura es activar tu modo sexual. Un modo que todas tenemos, pero que no siempre activamos. El modo sexual se activa pensando en el sexo. Sí, los hombres ya habían descubierto este secreto antes que nosotras. Y podemos pensar en el sexo, ver sexo, hablar de sexo o leer sexo. Cualquiera de estas actividades sirven para empezar a calentar motores.

El motivo de este consejo es que tu mente descubra nuevas formas de actuación en la cama o fuera de ella. Leer literatura erótica te puede predisponer a tener más ganas de sexo si ocupa tus pensamientos una buena parte del día. Nos referimos a literatura erótica que no tiene por qué implicar ninguna sombra exitosa, pero también nos sirve. Como también es útil hablar de sexo con tus amigas o ver cine de contenido erótico.

Si pruebas a activar tu modo sexual te darás cuenta de que te sientes más atrevida para tener sexo con un hombre. Pero esta recomendación también tiene sus precauciones. El objetivo de leer o ver sexo es que pienses, descubras y te motives, no que intentes poner en práctica todo lo que ves o lees. De hecho intentar llevar a la realidad algunas de las posturas sexuales que se reflejan en la películas o en los libros puede ocasionarte más de un problema y más de una lesión.