Cómo tener sexo de pie (y no morir en el intento)

En las películas las parejas disfrutan del sexo de pie y nosotras también queremos

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Cuidado con tener sexo de pie

Reconócelo. Alguna vez has intentado tener sexo de pie con tu chico y la cosa (en el mejor de los casos) no ha funcionado. Porque la realidad se impone a tus fantasías y resulta que tu chico no es el tío más alto y más fuerte del mundo. Aún así, él tiene alma de empotrador y está decidido a satisfacer tu fantasía, así que acudimos a vuestro rescate para descubrir cómo tener sexo de pie y no morir en el intento.

Es posible tener sexo de pie si sabes cómo

Posturas para tener sexo en vertical

No nos cansaremos de advertir que la vida no es como en las películas y el sexo tampoco. Pero es cierto que no nos podemos resistir a esas escenas de pasión donde los protagonistas se entregan al sexo en el ascensor o apoyados en la pared de la entrada porque el calentón no les ha dejado llegar al dormitorio. Y lo hacen allí mismo, de pie. Y lo disfrutan.

Pues nosotras también, faltaría más. Pero, ¿cómo vencer la cruda realidad? Con pequeños toques de imaginación y con mucha, mucha precaución, que el sexo de pie es casi tan peligroso como el sexo en la ducha. Vamos a la clase práctica.

Posturas para tener sexo de pie

Primero dejemos las cosas claras: esa postura en la que estáis de pie en medio de una habitación, tu chico te sube, tu enlazas tus piernas en su cintura y os ponéis al tema...olvídate de ella a no ser que tu novio sea Hugh Jackman o similar. Así pues, el sexo de pie para los simples mortales, va a necesitar un punto de apoyo más antes que después.

+ Sexo contra la pared

La pared es la mejor aliada del sexo en vertical. La pared es vuestra amiga. Bien porque él se apoye en la pared, bien porque seas tú la que se mimetice con la pared, de frente o de espaldas, ahí tenéis infinitas posibilidades de hacer el amor cara a cara o de tener sexo salvaje.

+ Sexo en la mesa

Cómo tener sexo de pie

Donde dice mesa, puede decir encimera, cómoda, mesilla de noche o cualquier otro mueble que os sirva de apoyo. ¿Has oído alguna vez decir aquello de 'dame un punto de apoyo y moveré el mundo'? Pues lo dijo una persona que estaba intentando tener sexo de pie. Apoyarse en la mesa, por ejemplo, no es hacer trampa, sino apostar por el sexo seguro para no tener incidentes que lamentar.

+ Sexo en la ducha

El clásico entre los revolcones verticales se produce en la ducha, con el riesgo de lesiones que ello conlleva pero con el plus de erotismo que nuestras mentes calenturientas le han proporcionado a la escena en cuestión. Recuerda que la ducha también tiene paredes, utilízalas para una mayor comodidad y precisión.

+ El Kamasutra de pie

Seguramente has visto en el Kamasutra algunas posturas imposibles dignas de artistas circenses. En algunas incluso te pueden proponer tener sexo haciendo el pino puente, contorsionándote hasta que tu cuerpo y el de tu pareja formen una especie de aspa de molino o esas en las que tu cabeza queda en un limbo de gravedad. ¡No lo intentes! No es cierto que haya que probarlo todo en esta vida y seguro que en horizontal llegas antes al orgasmo y disfrutas más.