El sexo en Internet, ¿realmente es tan bueno?

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Cualquier cosa que se salga del modelo tradicional de relación de pareja o de las técnicas de conquista cara a cara nos parece aún demasiado novedoso como para tenerlo en cuenta. Pero cada vez más gente habla de las bondades del sexo en Internet, una posibilidad para todas esas personas que no pueden tener encuentros de tú a tú. ¿Es realmente tan bueno el sexo en Internet?

Cómo de bueno es el sexo en Internet

Personas sin pareja que buscan sexo a través de una webcam, relaciones a distancia que no pueden estar en el mismo lugar, infieles con ganas de aventuras sin riesgos, curiosos...el perfil de las personas que practican sexo por Internet es variado y viene dictado por la necesidad. El sexo virtual es una realidad y es hora de dejar las cosas claras.

No falta quien piensa que el sexo 2.0 es propio de mentes depravadas que no pueden esperar a estar con otra persona en la misma cama, como dios manda, al modo tradicional. Pero esto no es cierto, el sexo por Internet es una opción más a tener en cuenta según las circunstancias vitales de cada uno y puede llegar a ser tan excitante como el sexo en tres dimensiones.

Con las debidas precauciones en cuanto a intimidad, el sexo en Internet es además más seguro porque no hay peligro de contraer ninguna enfermedad de transmisión sexual. Además, el morbo de tener una relación sexual de un modo poco convencional puede facilitar el orgasmo y aumentar el placer. Por no hablar de que el sexo virtual supone el nexo de unión entre todas esas parejas a distancia.

Podemos entender que el sexo por Internet es bueno y somos capaces de ver las muchas ventajas que tiene. Ahora bien, tan bueno, tan bueno, no puede ser si lo comparamos con el contacto carnal entre dos pieles que se fusionan de placer. Cuando nos preguntamos si el sexo por Internet es tan bueno como dicen podemos echar mano del refranero popular 'a falta de pan...'.