¿Haces el amor o practicas sexo?

Diferencias entre hacer el amor y tener sexo, ¿las conoces?

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

¿Haces el amor o practicas sexo? He ahí la cuestión. En este caso el orden de los factores sí altera el producto porque para hacer el amor hay que tener sexo, pero para tener sexo no es necesario hacer el amor. ¿Conoces las diferencias entre hacer el amor y tener sexo? Que no te cuenten cuentos porque desmontamos los mitos sexuales que circulan por ahí.

¿Haces el amor o practicas sexo?

Nos cuentan tantos cuentos acerca de las relaciones de pareja que a veces no podemos distinguir lo que es realidad de lo que es fantasía. Nos cuentan que una pareja hace el amor cuando tiene relaciones sexuales, pero lo cierto es que la mayoría de las veces, incluso en pareja, se trata solo de sexo. Que no está nada mal.

Nos cuentan que la diferencia entre hacer el amor y tener sexo es una cuestión de tiempo, que se dedica más tiempo a hacer el amor mientras que reducen el sexo a un polvo rápido y si te he visto no me acuerdo, pero no es así. Los buenos amantes dedican tiempo, ganas y esfuerzo al 'solo sexo'.

Nos cuentan que otra de las diferencias entre el sexo y el amor está en los preliminares, un término mal entendido que nos lleva a pensar que los juegos previos no forman parte de la relación sexual y que solo están admitidos entre las parejas estables. Y nada de eso. ¿O acaso no te has encontrado alguna vez con un ligue con el dedicaste más tiempo a los preliminares que al coito?

La verdadera diferencia entre hacer el amor y practicar sexo

La verdad es que la diferencia entre hacer el amor y practicar sexo no es cuestión de tiempo o dedicación, ni tampoco del tiempo que hace que conoces a la otra persona o el tipo de relación que tengas. La única diferencia entre el sexo y el amor se encuentra precisamente en los sentimientos, en las emociones.

Cuando estás en la cama con otra persona manteniendo relaciones sexuales y de pronto sientes que estáis unidos de una forma especial, por ese hilo rojo del que hablan o simplemente porque vuestras pieles se están entendiendo a la perfección, es entonces cuando estás haciendo el amor. Cuidado, porque esta sensación de unión perfecta puede no ser perfecta, puede no ser para siempre y puede ser solo un espejismo producido por la situación, pero lo que estás experimentando en ese momento es real y eso es hacer el amor.

Así que olvídate de que con tu último ligue de Tinder solo puedes tener sexo porque no sois pareja estable y olvídate también de que con tu pareja de siempre haces el amor, porque no tiene por qué ser así. Tampoco te fijes en el orgasmo, que se puede conseguir igual tanto si se trata de sexo como si se trata de hacer el amor.

Y no podemos olvidar mencionar a todos esos adoradores del buen sexo que afirman que en cada encuentro sexual hacen el amor. Porque son unos artistas del sexo, dioses del sexo que al día siguiente se marcharán de tu cama con la satisfacción del deber cumplido. Y cuando despiertes no estarás muy segura de si has tenido una noche de sexo o una noche de amor.

Y tú, ¿haces el amor o practicas sexo?