La frecuencia del sexo puede tener que ver con la felicidad amorosa

Un orgasmo puede ser capaz de llevaros al paraíso

Laura Sánchez

La felicidad en pareja depende de la frecuencia del sexo

A veces se descuida el aspecto sexual de una relación de pareja por considerarlo algo secundario, pero es un error. La vida sexual en pareja requiere tanta atención como la vida sentimental, lo que nos lleva a plantearnos sobre la cantidad y la calidad de sexo una relación. Nos preguntamos si la frecuencia del sexo puede tener que ver con la felicidad amorosa.

La relación entre la frecuencia sexual y la felicidad en pareja

Muchas veces nos hemos preguntado cuál es la frecuencia adecuada de sexo en una pareja. Como siempre que hablamos de relaciones humanas, es imposible estar una frecuencia concreta. Si una vez por semana, si tres veces o si todos los días, es algo que depende de cada relación. Lo que sí está claro es que la vida sexual en pareja debe estar muy bien atendida.

Por bien atendida entendemos no solo cierta frecuencia, sino también calidad, innovación, ganas, interés, experimentación y, por supuesto que todo ello venga rodeado de consenso y respeto mutuo. Y si no podemos establecer una frecuencia saludable para tener sexo, sí podemos afirmar sin sonrojarnos que a más sexo, más felicidad en pareja.

Exceptuando esas relaciones por inercia, las parejas se mantienen juntas y felices mientras existan esos llamados 'pegamentos' y entre ellos está el sexo, el deseo, la pasión o la chispa, como se quiera llamar. Porque la comunicación es vital, como lo es el respeto, el compañerismo, la empatía, la lealtad o el proyecto común. Pero no podemos olvidarnos del sexo, que recuerda a esa pareja la importancia de la química.

Teniendo en cuenta la cantidad de beneficios para la salud que tiene disfrutar de un orgasmo, no es extraño deducir que la frecuencia sexual tiene mucho que decir acerca de la felicidad en pareja, así como de la felicidad a nivel individual. Aunque, como es lógico, la frecuencia debe llevar implícita la calidad de esas relaciones.