Las mejores posturas para conseguir un orgasmo

Cómo tener un orgasmo

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

El orgasmo es el punto culminante de la excitación sexual, y la verdad es que no siempre se consigue. Tanto si estás en una relación de pareja como si estás soltera y disfrutas del sexo esporádico puede que en ocasiones el orgasmo se te resista. Porque es cierto, hay personas que tienen más facilidad que otras para alcanzarlo. Por eso te proponemos algunas posturas para conseguir un orgasmo memorable; o al menos, para que disfrutes más.

Las mejores posturas para conseguir un orgasmo

No hace falta que hagas un estudio exhaustivo incluyendo teoría y práctica del Kamasutra, aunque tampoco estaría mal para revitalizar tu vida sexual en pareja. Hay algunas posiciones que favorecen el orgasmo y te contamos cuáles son.

+ Cabalgando como las amazonas. Las amazonas eran mujeres independientes y guerreras a caballo. Se trata de emularlas colocándote encima de tu pareja, él tumbado boca arriba, tú subida en él con las rodillas flexionadas. Con esto consigues controlar la profundidad de la penetración y el ritmo acomodándolo a tus necesidades. Y también poder estimular tu clítoris. Con esta combinación, el orgasmo está casi garantizado.

+ El perrito. Una de las posturas preferidas por ellos y por ellas, de fácil realización y con efectos inmediatos en cuanto a aumento de la excitación sexual. La imagen es la siguiente: tú a cuatro patas, de ahí el nombre de la postura, él te penetra desde atrás (ojo con las preposiciones que 'desde' atrás no es lo mismo que 'por' detrás) y consigue llegar más profundo y más certero. Además, esta postura también permite la estimulación del clítoris.

+ El misionero. La postura más denostada y con fama de aburrida alberga secretos, magia y variantes que pueden hacer muy posible y muy probable la consecución del orgasmo. Caderas unidas, los cuerpos están fundidos el uno en el otro y tanto la penetración como la fricción son de lo más intensos.

+ Piernas arriba. Se trata de una de las posturas más recomendadas por los terapeutas. Tumbada de espaldas, a tu pareja le toca colarse entre tus piernas de pie o de rodillas. Tus piernas sobre sus hombros y el mágico truco del cojín bajo tu trasero harán el resto para que disfrutes del sexo en pareja como nunca lo has hecho. ¿Y el orgasmo? Llegará, tranquila.

La verdadera clave para conseguir el orgasmo

Si hasta ahora nos hemos fijado en las posturas sexuales, esto es, en el cuerpo para conseguir el orgasmo, tenemos que aclarar que también se necesita una predisposición mental que te lleve al éxtasis. Hablamos de tu mente erótica, de esos preliminares tan fundamentales para disfrutar de una relación sexual plena que te excitarán cuerpo y mente. Porque tus pensamientos también influyen a la hora de lograr el orgasmo.

Que estés pensando en la lista de la compra mientras tu pareja está frente, sobre, bajo o tras de ti dándolo todo no ayudará a que consigas el orgasmo. Y puede que él tampoco. Por eso hay que mentalizarse. ¿De conseguir el orgasmo? No, en absoluto. Porque tampoco conviene obsesionarse con esa culminación explosiva. Tienes que mentalizarte de disfrutar.

También es importante que conozcas tu cuerpo y sus reacciones ante la excitación. Que sepas lo que te motiva y lo que te inquieta, lo que tu cuerpo desea y lo que rechaza. Y para ello nada mejor que practicar a solas. Sí, estamos hablando de masturbarte para que nadie mejor que tú conozca tus puntos de placer. Una vez que los tengas controlados, ya puedes compartirlos con tu pareja o con quién prefieras.

Y no te olvides de lo fundamental, que es practicar mucho.