Los preliminares y su importancia para tener buen sexo

Los mejores preliminares

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

La vida sexual es uno de los aspectos más importantes de la relación de pareja y no siempre se le presta la atención que se merece. Famosas por ser muy sensibles a la rutina y al paso del tiempo, las relaciones sexuales merecen un cuidado y unas atenciones antes, durante y después. Nos centramos en la importancia de los preliminares para tu vida sexual.

La verdad sobre los preliminares

Los preliminares o los juegos previos por su propio nombre inducen a error. A menudo no se consideran parte de las relaciones sexuales, sino un previo, una introducción, una presentación. De ahí que mucha gente (hombres, no miramos a nadie) se los salten porque prefieren ir directos al tema en cuestión y resulta que los preliminares son también el tema en cuestión.

En algún momento la supremacía de la penetración tendrá que dejar paso a unas relaciones sexuales plenas y completas, donde el coito sea solo un eslabón más de una cadena de placer. Porque el objetivo de una relación sexual no es la penetración y tampoco lo es conseguir el orgasmo, sino conseguir inmenso placer. Ese inmenso placer se obtiene a través de la unión de dos cuerpos jugando a fundirse el uno en el otro.

De esta manera, los preliminares deberían dejar de ser considerados como un paso previo para convertirse en los verdaderos protagonistas de la relación sexual. Porque además de ser excitantes, además de conseguir transformar el cuerpo y la mente y además de ser los mejores lubricantes, los preliminares también te pueden llevar a ese orgasmo que parece el fin de todo encuentro sexual.

Los mejores preliminares

Con este canto a los preliminares solo queremos resaltar su importancia dentro de la vida sexual y asemejarlos en disfrute al propio coito. A partir de aquí, podemos avanzar dejando que esos mal llamados preliminares duren una eternidad y hasta que el cuerpo aguante. Pero tal vez te estás preguntando cuáles son los mejores y más excitantes juegos previos.

1 Sexo oral

Para ella y para él. El sexo oral se considera el preliminar por excelencia, admirado y aclamado en cualquier rincón del mundo, tiene su reino en el sentido del gusto. Sin embargo, puestos a jugar en la cama, el sexo oral sería el último paso, el paso previo al coito, porque antes hay otros cuatro sentidos que atender.

2 Sentido de la vista

La excitación puede ser visual. De ahí que puedas incluir en los juegos previos cierta puesta en escena. Desde la ropa de cama, hasta la tuya propia con una lencería que nuble este sentido de la vista, pasando por la iluminación del entorno. Todo cuenta a la hora de excitarse el uno al otro.

3 Sentido del olfato

Muchos estudios afirman que uno de los causantes de sentir atracción por otra persona es el olfato. Enamorarse a través y a causa de la nariz es tan posible como excitarse con el olor de su piel y poder desarrollar así el siguiente sentido.

4 Sentido del tacto

Tocar a tu pareja, con caricias más o menos intensas en todas partes, por todo el cuerpo, acercándote y alejándote de las zonas más calientes. Porque dos personas tocándose son capaces de hacer magia en los cuerpos.

5 Sentido del oído

Y al tocarle, él gime. Y al tocarte, tú jadeas. No hay sonido más embriagador que el del disfrute de tu pareja. Pero atrévete con más: con susurros o con palabras que calientan tanto los oídos como otras partes de la anatomía.

En realidad cualquier gesto puede considerarse un preliminar si estás con la mente puesta en modo erótico. Una simple mirada puede incitar a tu pareja, que estaba distraído mirando el televisor, y hasta las nuevas tecnologías se convierten en cómplices de vuestros juegos sexuales. ¿Qué mejor preliminar que el sexting para que tu pareja sepa lo que le espera al llegar a casa?