Mujeres y hombres: ¿funcionan las parejas liberales?

¿Qué son y en qué se caracterizan estas relaciones?

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

La rutina y la infidelidad se sitúan como los principales enemigos a combatir para una pareja estable y feliz. En ocasiones, la una lleva a la otra, es decir, la rutina lleva a la infidelidad; otras veces, la infidelidad es una cuestión de principios a los que muchos le dan un motivo biológico con la idea de que mujeres y hombres no están diseñados genéticamente para tener el mismo compañero sexual durante toda su vida. Y para solucionar este problema surgen las parejas liberales.

Qué son las parejas liberales

No es fácil definir el concepto de pareja liberal, pero la premisa básica es que ambos miembros de la pareja estén de acuerdo en llevar una relación liberal y que, al menos ellos dos, tengan la misma idea de lo que significa una pareja liberal. Porque el término puede abarcar desde esas parejas que se niegan a vivir en la misma casa para mantener su independencia y su espacio hasta aquellas que practican el intercambio de parejas.

De un tipo a otro, el grado de liberalidad varía, pero en casi todas el tema central es la exclusividad sexual. Sin necesidad de llegar al intercambio de parejas, ¿quién no ha imaginado alguna vez acostarse con otra persona sin consecuencias para la relación?. Pues las parejas abiertas pueden hacerlo. Y quienes abogan por este tipo de parejas que están en contra de la exclusividad sexual afirman que son parejas más felices, más comprometidas, más cómplices y con más futuro que las parejas convencionales.

Efectivamente, los motivos de las parejas liberales son más que razonables y hasta la persona más convencional podría entenderlos fácilmente. No somos propiedad del otro, no pertenecemos al otro, tenemos un futuro juntos porque así lo hemos elegido libremente...pero no vamos a vivir constreñidos en unos esquemas que otros han fabricado. Cada pareja decide sus propias reglas y pone sus límites.

Parejas liberales sin garantías

Una pareja liberal implica ausencia de celos, de dependencia, de obsesión. En definitiva, implica ausencia de todos esos enemigos de una pareja feliz y saludable. Pero las parejas liberales tampoco vienen con una garantía de por vida, ni siquiera con una garantía de una convivencia feliz. Frente a la razón, se imponen los instintos más primarios. Y eso ocurre en el amor más que en cualquier otro ámbito de nuestra vida.

Una pareja que lleva muchos años juntos, amenazada por la rutina pero con el suficiente conocimiento del otro, puede encontrar en la alternativa de una pareja liberal una revitalización de la relación. Ver la pareja desde una perspectiva nueva no deja de ser un soplo de aire fresco para renovar una vida juntos. Pero las parejas liberales tienen tantos enemigos como las parejas convencionales.

Porque cuando la razón se duerme, una pareja liberal también tiene celos, también encuentra reproches, también sufre malentendidos y también puede cerrarse ante la incomprensión. Pero en todo caso, una relación liberal siempre es una opción a tener en cuenta para esas personas que creen que una pareja en exclusiva para toda la vida es anti natural.

Puedes leer más artículos similares a Mujeres y hombres: ¿funcionan las parejas liberales?, en la categoría de Pareja en Diario Femenino.