Mujeres y hombres: los problemas sexuales más comunes en una pareja

¿Qué problemas sexuales puede tener una pareja?

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Sexo con amor, sexo por compromiso, sexo de reconciliación, sexo frecuente, sexo escaso, falta de sexo... Las relaciones entre mujeres y hombres se basan en el amor, en la compenetración, en la complicidad, en la amistad y en el sexo. Por eso mismo, el sexo se interpone muchas veces entre una pareja, por una forma diferente de entenderlo, o de practicarlo, pero sobre todo, por las ganas de sexo o su falta.

Tópicos y típicos sexuales

Los hombres siempre tienen ganas de sexo y a las mujeres siempre les duele la cabeza. Se trata del tópico sexual por excelencia que ronda la convivencia de mujeres y hombres, tan arraigado que, a veces, terminamos por creérnoslo. Pero no es del todo cierto que los hombres siempre tengan ganas de sexo, como tampoco es cierto que a las mujeres les duela siempre la cabeza.

Este tópico sexual se puede venir abajo a golpe de más tópicos, como por ejemplo, que los hombres ni se dignan a mirarnos hasta que no acaba el partido de fútbol o que las mujeres no tienen ganas de sexo porque están muy ocupadas haciendo todas las obligaciones que su pareja no hace. Pudiera ser. Pero también se puede venir abajo a golpe de realidad.

Esta falta de compenetración en el deseo sexual es una de las grandes diferencias que separan a mujeres y hombres y que, además, es fuente de numerosos conflictos. La explicación es sencilla; la solución depende del esfuerzo de cada pareja. Resulta que los hombres no necesariamente piensan en el sexo continuamente, pero sí pueden hacerlo (pensar en el sexo) en cualquier momento, en cualquier lugar y en cualquier estado anímico.

Algo que las mujeres envidiamos de los hombres. Porque las mujeres necesitamos, por lo general, una ambientación, un estado de ánimo propicio, una cierta complicidad con nuestra pareja, en definitiva, necesitamos sentirnos cerca de nuestra pareja para tener ganas de sexo. Cabe señalar que esta situación de las necesidades que rodean el deseo sexual de las mujeres se da solo cuando hablamos de una relación de pareja. Cuando hablamos de un ligue o de un rollo de una noche, no necesitamos tanta parafernalia.

Los problemas sexuales en la pareja

La realidad es que el deseo sexual en una pareja es decreciente. Según pasa el tiempo, las ganas de sexo van disminuyendo por esos problemas de pareja que ya todos conocemos, como la rutina, el desgaste de la convivencia, las preocupaciones del día a día...Según pasa el tiempo, además, nos esforzamos menos por agradar a nuestra pareja y el resultado de ese desinterés en la cama es un sexo por compromiso que nada tiene que ver con la pasión, ni con el deseo, ni siquiera con el amor.

La pregunta del millón es cómo acercar posturas entre mujeres y hombres también en el terreno sexual. Y la respuesta no es sencilla, pero pasa por poner empeño y práctica. Cuando el desinterés se mete en la cama con la pareja, es el momento de activar la alarma anti rutina. Viajes, cenas sorpresas, cambio de actitud y, sobre todo, juegos de pareja, pueden ser la mejor excusa para recuperar el sexo de los primeros tiempos.

Puedes leer más artículos similares a Mujeres y hombres: los problemas sexuales más comunes en una pareja, en la categoría de Pareja en Diario Femenino.