Mujeres y hombres: qué nos diferencia en el sexo

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

En nuestra sociedad algunas cosas han cambiado, otras están en proceso de hacerlo y algunas aún no se ha movido. Pero el sexo es uno de esos aspectos que más se han transformado y hoy ya no es un asunto exclusivo de las relaciones de pareja. Las personas solteras también tienen vida sexual, hombres y mujeres tienen vida sexual pero, ¿cuáles son las diferencias en el sexo?

Cómo viven el sexo hombres y mujeres

Existe la creencia de que la principal diferencia en el sexo entre mujeres y hombres es que las mujeres le aplican una dosis de sentimiento y los hombres no. Se trata de un error que llevamos arrastrando desde los tiempos de las cavernas en los que se decía que las mujeres debían estar enamoradas para tener sexo. Y fue después cuando se inventó el fuego. Y la rueda.

Hoy las mujeres consideran el sexo de la misma manera que los hombres, es decir, como un aspecto placentero de su vida que están dispuestas a cultivar, a proteger, a experimentar y a disfrutar. Si en algo se diferencian las mujeres de los hombres de hoy en día es en el grado de exigencia en la cama. Es más fácil que un hombre repita un encuentro sexual con una mujer que no le gusta que a la inversa.

Otros aspectos que diferencian a mujeres y hombres en el sexo ocurren más bien después del sexo. No hace falta estar enamoradas, no hace falta que sea una pareja, ni siquiera hace falta que sea un conocido, pero las mujeres siguen sin quedarse dormidas después del sexo. Tal vez nos falta dar un paso evolutivo más o tal vez es que somos más educadas y nos gusta dar conversación a nuestro compañero de cama.

En algunas cosas hemos avanzado. Cada vez más mujeres viven su sexualidad con libertad, sin tapujos y sin represiones, pero aún quedan muchas que se avergüenzan de vivir su sexualidad, de acostarse con hombres sin estar en pareja o de llevarse a la cama a un desconocido. Si es cierto que algunas cosas han cambiado, aún queda mucho por hacer para que mujeres y hombres vivan el sexo con el mismo grado de libertad.