Pareja: qué pasa si él no quiere tener sexo

Cómo reaccionar cuando tu pareja no quiere tener relaciones

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Cuando tu novio pierde el deseo sexual

Tenemos que reconocer que las relaciones de pareja viven sujetas a la presión de los estereotipos. Los hombres siempre tienen ganas de sexo y a las mujeres nos duele la cabeza más veces de las deseadas. ¿Qué pasa cuándo se invierten los papeles en la relación? Nos preguntamos qué pasa si él no quiere tener sexo.

Cuando tu novio no quiere sexo

A veces pasa. Un día tu novio llega a casa y no hace ningún movimiento que indique que quiere sexo ya, cuanto antes. Tú no preocupas hasta que la falta de acción en la cama se repite durante varios días y las preguntas se te agolpan en la cabeza ¿me está engañando con otra?, ¿ya no le gusto?, ¿ha sido abducido por un alien asexual?. Esos son los tres únicos motivos que se te ocurren ante la falta de deseo sexual de tu pareja.

Lo cierto es que tu novio puede haber perdido el interés sexual por otros motivos. Razones como problemas de salud o preocupaciones de trabajo conviene descartarlas cuanto antes porque en ese caso estaríamos ante un problema mayor. Una vez descartadas, hay que iniciar la búsqueda del motivo por el que tu novio no quiere tener sexo. No descartes llamar a Íker Jiménez que siempre es un referente en cuestión de asuntos paranormales.

Cuando tu novio empieza a poner excusas para no tener sexo puedes hacer dos cosas: o aceptar un periodo de inactividad sexual o preguntar directamente. Lamentablemente ninguna de estas dos acciones te van a llevar a recuperar el sexo perdido, pero al menos te quedará la tranquilidad de haberlo intentado. Si aceptas la situación sin más, es posible que la relación acabe por deteriorarse tanto que luego sea imposible recuperar la chispa.

Y si le preguntas directamente qué es lo que le pasa, lo más probable es que la pregunta sea el desencadenante de una discusión de pareja de las que hacen historia. La única alternativa que te queda es echar mano de esas armas de mujer que te convierten en una novia irresistible, pero ten en cuenta que se trata de manipulación sexual y tal vez el esfuerzo no merezca la pena.