Por qué no deberías fingir un orgasmo

El 68% de las mujeres ha fingido alguna vez un orgasmo

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Que levante la mano la que nunca haya fingido un orgasmo. Mal, muy mal, porque sobreactuar en la cama causa un perjuicio importante para todo el género femenino. Así que vamos a ayudarnos entre todas, por ti, por mí y por todas tus compañeras. Te contamos por qué no deberías fingir un orgasmo nunca más.

Razones para fingir un orgasmo

Estamos alarmadas con los datos que nos ha revelado un estudio de la Universidad de Kansas en el que se afirma que el 68 % de las mujeres ha fingido alguna vez un orgasmo. Una cifra altísima que queremos frenar desde ya por el bienestar de nuestra vida sexual. Y lo cierto es que entendemos los motivos. ¿Quién no ha fingido alguna vez un orgasmo por alguna de estas causas?:

+ Para preservar la autoestima de tu pareja y que crea que estás disfrutando en la cama.

+ Para acabar antes una relación sexual que te está aburriendo o no te está gustando mucho.

+ Para no reconocerte a ti misma que no llegas al orgasmo.

+ O para excitarte más simulando el placer que quieres conseguir.

De todas estas razones, solo nos sirve la última y siempre que tu pareja sepa por qué lo estás haciendo. No se vaya a pensar que ya puede terminar.

Por qué no debes fingir el orgasmo

Entendemos los motivos y entendemos la realidad, pero la realidad se puede ir transformando hasta amoldarla a nuestras necesidades. ¿Qué sentido tienen las relaciones sexuales si son un mero fingimiento? Ninguno, porque el verdadero objetivo del sexo es disfrutar: disfrutar los dos o disfrutar todos los que participen del encuentro, ya puestos.

Y cuando finges un orgasmo, pasan estas cosas:

+ Que tu pareja se piensa que es un dios del sexo cuando en realidad no es bueno en la cama. Esto te afecta a ti, porque nunca va a mejorar su técnica si piensa que estás disfrutando con él. Y nos afecta a todas en caso de que un día rompáis la relación y ese hombre vuelva al mundo de las citas pensando que es el rey de la cama.

+ Si lo que quieres es cuidar la autoestima de tu pareja, déjanos decirte que hay miles formas de decirle con tacto que no te gusta lo que está haciendo. O mejor, en lugar de decirle lo que no te gusta, dile lo que sí te gustaría hacer. Ganamos todas y gana también tu chico.

+ Fingir un orgasmo para finalizar un revolcón implica un engaño a ti misma y a tu compañero sexual. El sexo es algo muy preciado y muy precioso como para envolverlo en una mentira y es cierto que algunas veces quieres acabar cuanto antes por los motivos que sean. Bien, pues díselo, que pare, que hasta ahí, que ya no quieres más. No tienes que mentir para hacerle saber que quieres parar.

+ Puede que finjas el orgasmo no para tu pareja, sino para ti misma. Hay algunos problemas de salud que te impiden llegar al orgasmo y no los vas a solucionar por engañarte a ti misma. Si crees que no consigues el orgasmo por alguna causa fisiológica, no inventes ese orgasmo, acude a tu ginecólogo.

Vamos a hacer un pacto entre todas y a partir de este momento no habrá orgasmos fingidos. ¿Te apuntas?