Problemas de mujeres y hombres: los gustos sexuales

Laura Sánchez
Laura Sánchez Especialista en interpretación de sueños

Unos lo utilizan para procrear y otros lo utilizan para enamorarse. El sexo cumple múltiples funciones en las relaciones de pareja y tampoco está exento, como los caracteres, de incompatibilidades. ¿Qué pasa si tu pareja tiene unos gustos sexuales que a ti no te van? Hablamos de gustos sexuales diferentes dentro de la pareja.

Para gustos, los sexuales en la cama 

Tus amigas te recomendaron encarecidamente que devoraras la trilogía de '50 sombras' porque iba a transformar por completo tu vida sexual. Tú las hiciste caso y te llevaste a casa los libros provocando una sonrisa maliciosa en tu novio que inmediatamente se ofreció a ejercer de protagonista de la novela. El resultado de esta experiencia literaria fue una fuerte discusión de pareja y tomar nota del escaso futuro de tus amigas como críticos literarios.

Nos alegramos infinito de que por una vez sea un libro y no un programa de televisión el que esté en boca de todos y hasta haya conseguido transformar un tanto los esquemas vitales en la sociedad. Pero tampoco es cuestión de tomarlo como guía para nuestra vida sexual porque, que quede claro, no todas las mujeres quieren un Christian Grey en su vida. Christian Grey es una moda sexual y, como tendencia, sabemos que algún día se pasará. Gracias a dios.

La incompatibilidad de mujeres y hombres en los gustos sexuales

Pero los problemas de pareja derivados de los gustos sexuales no son un fenómeno novedoso. Los ha habido, los hay y los habrá. Dentro de la relación de pareja no se ponen de acuerdo en cuanto a preferencias sexuales, que si por delante, que si por detrás, que si por arriba, que si por abajo. Los disfraces, los tríos, los intercambios de pareja. Cualquier práctica sexual es aceptable si los dos miembros de la pareja quieren practicarla.

Resulta una obviedad esto de los gustos sexuales con consentimiento por ambas partes, pero no siempre ocurre que el otro acepte un 'no' por respuesta. Empiezan así los chantajes emocionales por un lado y las inseguridades por el otro. La sombra de la infidelidad planea tan baja que casi puedes oler a la tercera persona en discordia y la autoestima cae en picado tachándote de inhibida sexual.

Cuando una pareja no coincide en los gustos sexuales es un problema grave por más que muchos se empeñen en considerar el sexo como algo secundario. Se impone el respeto y la empatía, pero lo cierto es que mientras uno es respetado, el otro es frenado en sus deseos sexuales. En este caso, el amor de la pareja se está jugando bajo las sábanas.

Puedes leer más artículos similares a Problemas de mujeres y hombres: los gustos sexuales, en la categoría de Pareja en Diario Femenino.