Sexo: qué hombres evitar en la cama

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

La primera vez que nos acostamos con alguien no sabemos cómo va a resultar la relación. Si repetimos con ese mismo hombre, ya se considera premeditación y alevosía, así que tendremos que atenernos a las consecuencias. Conocemos algunos tipos de hombres a evitar en la cama.

Los hombres que no queremos en nuestra cama

No es que estemos en plan perfeccionistas ni que nosotras no tengamos defectos, pero conviene revisar de vez en cuando nuestros estándares a la hora de elegir compañero de cama. Estos son algunos hombres que estamos dispuestas a evitar en la cama. Y en el sofá también.

1 El Christian Grey. Que la novela de E. L. James ha sido un éxito nadie lo duda, pero debemos aclarar a los hombres del mundo que se trata de una novela. El personaje de Christian Grey no es nuestro hombre ideal, así que no hace falta que vayáis demostrando cama por cama lo dominantes que sois.

2 El alérgico. Hay algunas alergias masculinas que nos preocupan. Si la alergia al compromiso de algunos hombres no nos importa demasiado, no ocurre lo mismo con su alergia a los preservativos. Esos hombres que encuentran mil excusas físicas y metafísicas para no hacerlo con condón deben estar lo más alejados posibles de nuestra cama.

3 El disfuncional. Los falsos mitos sexuales complican nuestra existencia hasta puntos inimaginables. Algunos hombres han recibido nuestras quejas por su rápida respuesta sexual y se han lanzado de cabeza al extremo contrario. Entendámonos, tan insatisfactorio es el sexo veloz como el interminable. Y doloroso también.

4 El Narciso. Un hombre egocéntrico o con complejo de Narciso se encuentra en esa categoría de novios a evitar y también en la de rollos a evitar. Un hombre que se quiere y se gusta tanto a sí mismo que está más pendiente de cómo evidenciar su tableta de chocolate que de disfrutar del sexo a dos.

5 El rudo. La rudeza no es una característica intrínseca de los hombres, pero algunos de ellos o muchos de ellos no saben bien el grado de delicadeza o de intensidad que tiene aplicar en las manos al tocar las zonas erógenas de una mujer. A estas alturas no estamos para enseñar a nadie anatomía, así que siguiente.

6 El contenido. También llamado el silencioso, es ese hombre que no emite ningún sonido articulado, ningún gemido ni da muestra alguna de que esté practicando sexo. Con él es imposible saber si está disfrutando del encuentro sexual o no y esto puede fomentar nuestra inseguridad. No conviene en absoluto tenerlo en nuestra cama.

7 El planificador. Este tipo de hombre organiza el encuentro sexual hasta el último detalle. La intensidad de la luz, las sábanas adecuadas, los preservativos ordenados por sabores y puede que hasta se decida a establecer las posiciones sexuales por orden de ejecución. Puede tener mucha técnica, pero cero naturalidad.