¿Soy homosexual por una sola aventura con una mujer?

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Si la pauta en tus relaciones de pareja es que tu otra mitad sea un hombre es posible que empieces a cuestionarte tu sexualidad el día que te acuestes con otra mujer. Cuestiones como que si una nace lesbiana o se hace o si tener una sola aventura con otra mujer te convierte en homosexual son preguntas que se hacen todas esas mujeres que experimentan con su sexualidad.

Qué pasa si te acuestas con otra mujer

Lo cierto es que acostarte una vez con otra mujer no te convierte en lesbiana. Ni siquiera si lo haces varias veces, ni tampoco si lo haces habitualmente. Es bueno cuestionarse la sexualidad propia y también reflexionar sobre esa tendencia sexual que tal vez se te ha impuesto socialmente desde el entorno y no es la que tú quieres. Pero una experiencia homosexual no te convierte en homosexual.

Si te has acostado con otra mujer, plantéate también por qué lo has hecho, los motivos que te han llevado a practicar algo tan diferente a lo que estás acostumbrada. Puede que lo hayas hecho por probarte a ti misma si te gustan las mujeres o no, algo que habrás tenido que descubrir una vez te hayas acostado con otra chica. Puede que lo hayas hecho por simple curiosidad o por la necesidad de nuevas experiencias en el sexo.

No nos cansamos de repetir que todo es válido en la vida sexual de cada uno mientras se practique porque uno quiere y no por algún tipo de presión. Las definiciones de heterosexual, homosexual o bisexual a veces se quedan pequeñas para poder abarcar las múltiples experiencias sexuales que nos puede apetecer vivir. Pero no convine darle demasiadas vueltas a la cabeza. Puede que te gusten los hombres y que te sientas atraída por alguna mujer en concreto.

O puede que no te atraigan las mujeres en general pero esa vez, en ese momento, en esa ocasión te apetecía vivir una experiencia lésbica. Eso no modifica tus estándares vitales, a no ser que tú misma quieras hacerlo. Estamos en el siglo XXI y ya vamos un poco tarde para superar todos los tabús que han constreñido nuestra sexualidad durante siglos.