¿Te distraes en el sexo? Esto es lo que te pasa

Y, de repente, un día te sorprendes repasando la lista de la compra

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Creías que a ti no podía pasarte nunca, creías que tu relación de pareja estaba por encima de todas esas cosas que cuentan por ahí. Pero un buen día te descubres haciendo mentalmente la lista de la compra mientras tu novio está encima de ti dándolo todo ajeno a tu desinterés. Si te distraes en el sexo, tienes motivos para estar preocupada. Así que atenta, porque vamos a contarte la verdad de lo que te pasa.

El verdadero motivo por el que te distraes en el sexo

Dicen los gurús del amor y del sexo que la falta de deseo sexual viene provocada generalmente por el estés. Y estos gurús están en lo cierto, pero no te cuentan toda la verdad. Puede que en los últimos tiempos no estés tan centrada en el sexo con tu pareja porque sufres de estrés o porque tienes muchas preocupaciones. Ya sabemos, el trabajo, las facturas, la hipoteca, bla, bla, bla.

Puede ser. También puede ser que te distraigas cuando estás en la cama con tu pareja por puro agotamiento. Si tu día a día es un frenético ir y venir y estás llena de responsabilidades es normal que llegues a casa cansada. Pero eso no es una excusa para no querer sexo. No hay cansancio que resista al deseo sexual por mucho que digan los gurús del amor. Lo aseguramos nosotras, que vivimos permanentemente cansadas y se nos pasa rápidamente ante la perspectiva de un buen revolcón.

Tendrás que descartar un problema físico para esa desgana sexual, porque a veces es una cuestión fisiológica. Pero a partir de ahí, solo hay una verdadera razón por la que te distraes en el sexo. Tu pareja te aburre en la cama. Aquí no vale el clásico 'no eres tú, soy yo' porque es evidente que es él. Ya no te gusta el sexo con tu chico o ya no te gusta tu chico, una de dos.

Con esta información puedes hacer dos cosas. Si estás muy segura de que sigues queriendo a tu pareja, debes hablarlo con él y resolver cuanto antes este problema sexual. Que no se asuste, no te asustes, porque pasa en todas las familias y se puede resolver. La segunda opción es más drástica y debes tomarla solo cuando estés muy muy segura de que ya no quieres a tu pareja. Cambia de pareja.