¿Vivís juntos? Estas son las etapas sexuales que viviréis

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

El enamoramiento da paso al amor, el amor a la relación de pareja, la relación de pareja a la convivencia y a partir de ahí se puede generar cariño u odio según el caso. Esas son las etapas sentimentales de una pareja que convive pero, ¿qué pasa con la vida sexual? Analizamos las etapas sexuales de una pareja que convive.

Etapas sexuales de la convivencia en pareja

Dicen que la convivencia mata el amor y de paso se lleva por delante la pasión. Es cierto que si no cuidamos la relación de pareja, el amor y la pasión pueden acabar como recuerdos de un tiempo que fue mejor, por eso es mejor conocer las etapas sexuales de la convivencia y estar preparadas para lo que pueda pasar.

1 Furor. El día que decides ir a vivir con tu pareja es uno de esos días para recordar. Los primeros días de la convivencia serán un exceso de amor y también de sexo. Sexo de bienvenida o sexo de inauguración, sexo en todos los rincones de la casa. Pero cuidado, que este furor sexual de los primeros tiempos de la convivencia se pasa.

2 Costumbre. El furor da pasa a la costumbre. Te acostumbras a tener disponible a tu pareja y eso genera un tipo de relaciones sexuales donde más que la urgencia prima la complicidad. Aún estáis en una gran etapa sexual, de esas que se disfrutan y se recuerdan para toda la vida.

3 Rutina. Si no se gestiona bien la costumbre, se corre el peligro de que la rutina se instale en vuestra cama. Esto supone un grave riesgo no solo para la vida sexual, sino porque la rutina es la mayor generadora de problemas de pareja. El sexo rutinario es ese que se hace casi sin ganas, simplemente porque tienes ahí a tu lado un cuerpo conocido.

4 Obligación. Es fundamental evitar la etapa de rutina sexual, porque es la que da lugar a la etapa de la obligación sexual. Y no hay nada peor para la vida de una pareja que tener relaciones sexuales por obligación, una vez por semana y, si se puede alargar, una vez cada 15 días. Te darás cuenta de que estás en esta etapa cuando empieces a poner excusas para no tener sexo cada vez más ridículas.

5 Prueba definitiva. Llegados a este punto, llega la etapa decisiva que supondrá la prueba definitiva de vuestra relación. Una vez que el sexo en pareja se convierte en una obligación, hay dos opciones. La primera opción es mantener la misma actitud y que uno de los dos o los dos os decantéis por la infidelidad. La otra opción es dar la vuelta a la situación y pasar a la etapa de experimentación en pareja donde el tiempo que habéis pasado juntos jugará a vuestro favor para uniros aún más.