Amor sin penetración: máximo placer

No solo de penetración viven las relaciones sexuales

Laura Sánchez

Alcanzar el placer sin penetración

Buscamos cómo mejorar nuestra vida sexual, cómo saber más de nuestros propios cuerpos y cómo encontrar el máximo placer. Si hacemos lo de siempre, no lo vamos a encontrar, así que vamos a tener en cuenta cualquier propuesta, como esta del amor sin penetración. ¿Qué te parece si pones en acción el resto del cuerpo?

La penetración no siempre es necesaria en el sexo

Cuando hablamos de los preliminares lo hacemos conscientes de su propio nombre que indica el preludio de algo. Ese algo es la penetración, a la que consideramos como el colofón de una relación sexual. Parece que sin penetración no hay relación sexual, pero nada más lejos de la realidad.

La penetración no es una actividad estrictamente necesaria en un encuentro sexual y ¡ojo! puedes llegar al orgasmo sin que el pene entre en tu vagina. ¿Cómo? De mil maneras, haciendo de eso que llamamos preliminares el plato principal y no el entrante, prestando atención al resto de tu cuerpo y del de tu pareja, que es en realidad un cuerpo que te puede dar placer por cada uno de sus poros.

Lejos de nuestra intención desterrar la penetración de nuestras relaciones sexuales, tan solo proponemos alternativas diferentes y abrir la mente a sensaciones nuevas. Porque nunca deberíamos dejar de experimentar en el sexo para mantener nuestra sexualidad en forma.

La penetración no es necesaria en el sexo

Cómo alcanzar el máximo placer sin penetración

¿Vamos a la práctica? Que no haya penetración no quiere decir que no podáis incorporar juguetes eróticos en este encuentro experimental en el que vais a dejar de lado el coito como tal.

1 Cuerpos eróticos

El cuerpo es una máquina de placer todo él. Hay lugares de tu cuerpo que según cómo se toquen o cómo se besen te pueden llevar al cielo. Con tranquilidad, sin prisas, sin prejuicios, aquí van una serie de caricias, un camino marcado con las yemas de tus dedos o un traje de besos. Detente y sigue.

2 Cuerpos comestibles

Seguramente has oído hablar de los polvos comestibles que forman parte de esos extras o juguetes sexuales que te acompañan en tus relaciones. Imagínate recubrir el cuerpo de tu pareja con unos polvos sabor a fresa que salpicarás con una delicada pluma. Vas a tener que convencerle de que en esta ocasión él es el plato principal.

3 Un lienzo de amor

También hay pintura corporal y pintura corporal comestible. Es hora de coger los pinceles y dibujar sobre el cuerpo lo que más te inspire. Se dibuja primero, se contempla la obra de arte después y, finalmente, se come con pasión el resultado.

4 Examen oral

Si alguna vez te han hecho un buen examen oral habrás comprobado que puedes llegar al orgasmo sin necesidad de penetración. Si alguna vez le has hecho un francés a tu chico, seguro que él tampoco ha echado de menos la penetración.
Anímate a experimentar con tu chico nuevas formas de hacer el amor y verás cómo aumenta el placer.