Buscando el punto G del hombre

Aprende a estimular el punto G de tu pareja

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Ahora que hemos encontrado el punto G de las mujeres y que hemos descubierto nuevas cotas de placer, los hombres han decidido que ellos también quieren su propio punto G. Y lo han encontrado, aunque muchos aún tengan ciertos reparos al estimularlo debido a su ubicación. ¿No sabes dónde está? Te contamos todo sobre el punto G del hombre, dónde está y cómo estimularlo para que tu pareja también tenga mejores orgasmos.

Dónde está el punto G del hombre

Si ya vimos cómo el punto G de la mujer se localiza a la entrada de la vagina, para encontrar el punto G del hombre también hay que entrar un poquito, pero esta vez en el ano. Sí, y esto puede causar más de un conflicto interno por cuestiones de orientación sexual.

Como en el caso de las mujeres, que el punto G se encuentra en la glándula prostática, el de los hombres también está ahí, solo que las anatomías son diferentes. Para encontrar el punto G masculino hay que adentrarse unos 6 cm en el ano, en dirección a sus genitales y se reconoce porque notarás un tacto diferente y una zona especial con forma de nuez. Es justo ahí, si consigues llegar.

Cómo estimular el punto G del hombre

A estas alturas te estarás preguntado cómo estimular el punto G de tu chico porque, al fin y al cabo, sus orgasmos también pueden ser mejores. Lo primero que debes tener en cuenta es que la búsqueda de su punto G debe comenzar por su propia iniciativa, es decir, debe pedírtelo él. Por estar en una zona tan delicada, puede que tenga ciertos reparos y si no está relajado, no lo vais a conseguir.

Pero si tu chico está deseando aumentar su placer en las relaciones sexuales y no tiene prejuicios en cuanto a la ubicación de su punto G, puedes ponerte manos a la obra:

+ El ano no tiene lubricación natural, así que necesitaréis un lubricante para que la experiencia no sea dolorosa.

+ Antes de ir al punto en cuestión, puedes dedicarte a la zona del perineo (entre los testículos y el ano) dándole suaves masajes con tus dedos o con los labios. Comprobarás cómo su excitación aumenta.

+ Sabrás que es el momento de introducir tus dedos en su ano porque él estará casi en otra dimensión tras el masaje en el perineo. Ve con cuidado, suavemente hasta encontrar ese lugar con forma de nuez.

+ Movimientos circulares con tu dedo o el famoso gesto de la llamada que también utilizas para estimular tu punto G son los más efectivos para lograr un orgasmo inolvidable.

+ Si al mismo tiempo que estimulas su punto G, le practicas sexo oral, multiplicarás la intensidad de sus sensaciones y seguro que va a querer repetir la experiencia.

Conflictos masculinos con su punto G

Como te puedes imaginar o como ya habrás comprobado alguna vez, muchos hombres son reticentes a la hora de tratar el tema de su punto G. Los hay que creen estar poniendo en peligro su masculinidad y temen cambiar su orientación sexual. Y no podemos hacer nada frente a estos prejuicios porque el respeto y el consentimiento son las bases de cualquier relación sexual.

Si a tu chico le supone un problema estimular su punto G, no insistas ni trates de convencerle. Por supuesto, este razonamiento también es válido para ti, para cuando no quieres hacer algo en la cama, que no tienes por qué aguantar ninguna presión. Pero si tu chico es de los que le gusta experimentar en el sexo y poco a poco vais apartando los prejuicios en el dormitorio, adelante y suerte en la búsqueda.

Y tú, ¿ya has localizado el punto G masculino?