¿Cómo era el sexo en la Edad Media? Curiosidades que ni te imaginabas

Descubre qué posturas sexuales era permitidas en esta época

Lidia Nieto

sexo en la edad media

Vivimos en el siglo XXI y, por suerte, hombres y mujeres gozamos de libertad para hacer con nuestro cuerpo lo que nos antoje, siempre y cuando no molestemos a la persona que tenemos al lado. Pero esto no siempre ha sido así y menos en el terreno sexual. En esta ocasion hemos querido hacer un viaje unos cuántos siglos atrás para descubrir cómo era el sexo en la Edad Media, una sociedad marcada por el poder de la iglesia y donde los asuntos más íntimos tenían muchas imposiciones, límites y reglas. 

Datos curiosos sobre el sexo en la Edad Media

Quizás nunca te has parado a pensar cómo era las relaciones sexuales en este periodo de tiempo. ¿Sabías, por ejemplo, que ya existían consoladores femeninos y que, aunque no existía el libro del Kamasutra como tal, había una postura permitida para realizar el acto sexual? Te contamos curiosidades sobre el sexo en la Edad Media. 

+ Las relaciones sexuales, como no podía ser de otra manera, solo estaban permitidas con un único objetivo, la concepción, y siempre sexo en la edad mediadentro del matrimonio. 

+ ¿Cuáles eran los días en los que había carta blanca para practicar sexo? Lunes, martes y miércoles. En cambio de jueves a domingo estaba prohibidísimo. 

+ Y, en cuanto al momento del día, ¿cuál sería? La noche, por el día no se podían tener relaciones sexuales. 

+ Pero estas no eran las únicas restricciones. Si querías tener sexo un día concreto, mejor consultar un calendario, porque en ningún caso se podría coincidir con la celebración de ningún santo. 

+ La Navidad, la Cuaresma y Pentecostés eran fechas muy importantes para la iglesia y que suponían un freno en las relaciones sexuales. Prohibidísimo acostarse con alguien 35 días antes del 25 de diciembre, 40 días previos a Pentecostés y, bajo ningún concepto, en la Cuaresma.

+ El misionero -el hombre situado encima de la mujer- era la posutra sexual aprobada por la iglesia para la práctica del sexo. Quizás por el nombre, muy relacionado con la doctrina católica. 

+ La masturbación femenina estaba más que castigada en la Edad Media y su pena era de un año de oraciones, pero mejor ni hablar de ella. A pesar de esta "regla", ya en la Edad Media existían consoladores femeninos, aunque si se desvelaba la identidad de las usuarias de los mismos y de sus fabricantes eran castigados severamente. 

+ En la Edad Media las miradas y los ojos eran una parte importante de la sexualidad y el mismo acto de fijarse en alguien podría estimular el deseo en ambas partes. Para evitarlo, se recomendaba a la mujer no mirar a los hombres para no tentarlos.