¿Cuáles son las prácticas sexuales más peligrosas?

El juego del muelle, el serosorting o las chemsex son algunas de estas prácticas sexuales peligrosas

Tamara Sánchez

prácticas sexuales más peligrosas

Solo, en pareja, mediante el uso de estimuladores… Existe una gran cantidad de maneras de buscar y alcanzar el placer en el ámbito sexual, ya que la imaginación y la creatividad son infinitas. Sin embargo, cada vez es más habitual encontrar nuevas prácticas sexuales en las que la salud de quien las realiza corre un grave peligro. Esto es así, principalmente porque la mayoría se llevan a cabo sin el uso de métodos anticonceptivos como el preservativo. ¿Quieres saber cuáles son las prácticas sexuales más peligrosas? Desde LELO, la reconocida marca de juguetes eróticos de lujo, nos lo cuentan.

Las prácticas sexuales más peligrosas

+ El juego del muelle: Esta es una de las prácticas sexuales de riesgo más extendidas. Se trata de un juego en el que varios jóvenes se sientan desnudos, mientras un grupo de chicas son penetradas durante 30 segundos por cada uno de los participantes hasta que solamente queda uno. El mayor peligro de esta práctica está en que la utilización del preservativo no se encuentra entre las reglas, por lo que existe un alto riesgo de transmisión de enfermedades y de que alguna de las chicas se quede embarazada.

Bareback y Serosorting: Bareback es un tipo de práctica sexual de riesgo entre homosexuales que se realiza sin usar preservativo. Dentro de esta nueva corriente existe otra alternativa, el serosorting, en la cual se buscan personas que no estén contagiadas por ninguna enfermedad de transmisión sexual para mantener relaciones sin la utilización del condón. Esta misma práctica también se da entre personas seropositivas. Y esto no es todo, también hay otra vertiente más extremista de estas prácticas que se denomina Fuck of death y consiste en buscar personas que sí tengan algún tipo de enfermedad de transmisión sexual para mantener sexo y contagiarse ellos también.

Chemsex: Las chemsex son fiestas en las que las drogas y el sexo (grupal) van de la mano. La desinhibición llega a tal punto que algunos participantes llegan a realizar prácticas de ‘slamming’ o ‘slamsex’, es decir, comparten jeringuillas para drogarse mientras practican sexo. Esta es, sin ninguna duda, una de las más peligrosas para la salud ya que puede suponer no solo el contagio del virus del sida, sino también el de la hepatitis. Las cifras son alarmantes, ya que según los últimos estudios alrededor del 47% de los diagnósticos de VIH se producen mediante esta práctica.

+ Stealthing: Es la práctica sexual de quitarse el preservativo durante las relaciones sexuales sin que la pareja sea consciente de ello, por lo que tampoco da su consentimiento. Evidentemente, uno de los mayores riesgos de este tipo de práctica sexual son los embarazos no deseados. Según los últimos estudios de Lelo, cada año se producen más de 250.000 no deseados en España.