¿Dónde está el punto G?

Este lugar dentro de la vagina te puede ayudar a tener orgasmos explosivos

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

 ¿Dónde está el punto G?

¿Has encontrado tu punto G?, ¿tu pareja ha encontrado tu punto G? De la misma forma que a muchas mujeres se les resiste el orgasmo, a otras se les resiste el hallazgo de ese famoso punto que promete llevarte hasta las estrellas en cuestión de sensaciones. Nos ponemos en marcha a la búsqueda del punto G de la mujer. ¿Nos acompañas?

El punto G: la clave para tener mejores orgasmos

Has oído hablar de él seguro. Puede que a veces pienses que lo has encontrado durante la masturbación y que otras veces pienses que en realidad no lo tienes, porque el placer es así de caprichoso. Pero, ¿qué es realmente el punto G de la mujer?

Fue un tal doctor Grafenberg (de ahí el nombre del punto) el que descubrió allá por el año 1944 este lugar especial dentro de la vagina que puede llevarte a tener orgasmos explosivos y crear fuegos artificiales con tus sentidos durante un encuentro sexual. Con esta promesa, lo lógico es que mujeres y también hombres se hayan lanzado a la aventura de ubicar exactamente, con mayor o menor éxito, este escurridizo punto.

+ Localiza tu punto G

El famoso y conflictivo punto se encuentra a unos 4 cm de la entrada de la vagina en la pared anterior. Esto es importante porque rompe el mito de 'ande o no ande, caballo grande' y resulta de lo más tranquilizador para quienes piensan que el tamaño sí importa. Bien, al menos en cuestión de punto G, el tamaño no importa porque está muy cerca de la entrada de la vagina.

Pero, ¿cómo se reconoce el punto G? Tienes que estar previamente excitada para notar un cambio en el tacto de tu pared vaginal. Te encuentras con una pequeña zona un poco más rugosa y te dará la impresión de que es un pequeño bultito que aumentará su tamaño a medida que te dediques a él. ¿Lo encuentras?

+ El punto G: ¿mito o realidad?

A pesar de que hablamos del punto G como si fuera algo verdadero, aún no hay acuerdo sobre si su existencia es mito o realidad. Los hay que lo consideran el unicornio sexual y los hay que confirman su hallazgo, los que hay que piensan que es una cuestión de fe y los que se dan por ofendidos si se niega su existencia. Pero sea mito o realidad, el punto G entra en el ámbito de las experiencias personales.

Lo que queremos decir cuando ponemos en duda la existencia del punto G es que no conviene obsesionarse con su hallazgo. Una cosa es que te dediques a buscarlo incansablemente sin olvidarte de que el objetivo principal de lo que estás haciendo es disfrutar y otra muy distinta es frustrarte porque no consigues encontrar el punto en cuestión.

En torno al punto G, al igual que cuando hablamos de orgasmos, hay múltiples factores físicos y emocionales que pueden marcar la diferencia. Desde tener la mente en modo erótico hasta el entorno, la iluminación o la temperatura ambiente. Mito o realidad, no podrás encontrarlo si te obsesionas.

+ Cómo estimular el punto G

Llegadas a este punto...vamos a creer que existe el punto G y si no existe lo creamos nosotras estimulando la zona indicada de la forma más efectiva:

+ Lo mejor para encontrar el punto G es que lo hagas tú misma. Sí, la filosofía del 'do it yourself' aplicada al sexo o lo que se conoce de toda la vida como masturbación. Una vez que lo encuentres ya puedes compartir tu secreto con tu chico.

+ Lo primero es estimular tu mente. ¿En qué piensas cuando te masturbas? Piensa en lo que quieras, en lo que más te motive o lee algún relato erótico que prepare tu mente para el sexo (en solitario).

+ Ponte cómoda. Abre las piernas y coloca un almohadón en tus nalgas para elevar la pelvis.

+ Estimula primero el clítoris porque esto hará que el punto G aumente su tamaño ligeramente y puedas localizarlo más fácilmente.

+ Esa estimulación previa, a modo de preliminares, es fundamental también para que tengas una buena lubricación y puedas introducir tus dedos.

+ Puedes introducir el dedo índice y el corazón, recuerda que está muy cerquita de la entrada y ve recorriendo con tus dedos la pared vaginal hasta que encuentres un lugar con un tacto diferente. ¿Lo tienes? Para ahí.

+ Ese es el punto G. No estaba tan escondido, ¿verdad? Ahora solo falta estimularlo de la forma más adecuada para tener un orgasmo inolvidable.

+ Con los dedos realiza movimientos circulares y presiona el punto con pequeños golpecitos. Haz un gesto como de llamada con los dedos y alterna ritmo y presión.

+ ¿Notas ganas de hacer pis? Eso es que lo estás haciendo genial. No te asustes y sigue estimulando la zona, el orgasmo está al caer.

Y tú, ¿ya has encontrado tu punto G?

Puedes leer más artículos similares a ¿Dónde está el punto G?, en la categoría de Sexualidad en Diario Femenino.