Squirt: la eyaculación femenina de la que todo el mundo habla

Descubre cómo se consigue el squirting

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Todo el mundo está hablando del squirt o squirting. Las mujeres a solas y también las relaciones de pareja se han propuesto un nuevo objetivo sexual que es conseguir ese squirting que, dicen, es lo más en cuanto a experiencias sexuales. ¿Será verdad? Ahora que se ha puesto de moda la eyaculación femenina, vamos a descubrir los secretos del squirt. ¿Nos acompañas?

Squirt: por qué todo el mundo habla de la eyaculación femenina

La vida sexual de las mujeres ha estado rodeada de un gran hermetismo, por no decir secretismo o directamente tabú, que poco a poco y por suerte está desapareciendo. Las mujeres hemos recuperado esa sana curiosidad por nuestra propia sexualidad y vamos descubriendo cada día nuevas formas de disfrutar. Pero aún nos queda mucho camino.

Desde hace un tiempo viene hablándose de la eyaculación femenina. Sí, las mujeres eyaculamos pero no es una novedad, lo hacemos desde el principio de los tiempos. Solo que ahora se ha dado en relacionar la eyaculación femenina con el squirt o squirting, esa supuesta eyaculación a chorros que se produce después de una estimulación vigorosa del clítoris. ¿Lo has experimentado alguna vez?

+ ¿Es el squirting la eyaculación femenina?

Recogemos la conclusión de un estudio publicado en el Journal of Sexual Medicine para dejar las cosas claras en cuanto a squirt y eyaculación: "La eyaculación femenina y el squirting son dos fenómenos diferentes. Los órganos y los mecanismos que los producen son diferentes. La eyaculación femenina real es la liberación de un líquido blanquecino, espeso y escaso desde la próstata femenina, mientras que el squirting es la expulsión de un líquido diluido desde la vejiga urinaria".

Sí, como nos temíamos, el liquido del squirting es orina pero diluida, por eso ni tiene el color ni el olor de la orina. Esto no es un problema ni quiere decir que no tengas que experimentar hasta conseguir ese espectacular squirt, lo único que quiere decir es que la eyaculación femenina es otra cosa. Y la consigues siempre o casi siempre, aunque no te des ni cuenta porque puede confundirse fácilmente con tu propia lubricación vaginal.

+ Cómo se consigue el squirting

Pero la curiosidad en el sexo siempre nos lleva a sorpresas de las que disfrutar, así que podemos poner en práctica algunos trucos para conseguir el squirt que, cuidado, tampoco es el equivalente de un orgasmo. Vamos a probar:

+ A solas o en compañía, el squirting se consigue con los dedos. Debes estar excitada, por lo que utiliza todo lo que sabes de los preliminares para ponerte a todo.

+ Primero se estimula el clítoris, en movimientos circulares, presionando y cambiando el ritmo según te lo vaya pidiendo tu cuerpo. Escucha siempre a tu cuerpo, que él no tiene prejuicios para reaccionar a lo que le gusta.

+ Después, con las piernas muy abiertas y la pelvis ligeramente elevada con la ayuda de un cojín, se introducen dos dedos (el corazón y el anular) hasta llegar al punto G. Los movimientos digitales son más efectivos se realiza ese gesto como si estuvieras diciéndole a alguien 'ven', alternando la presión ejercida en un estímulo que irá a parar directamente a las glándulas Skene.

+ No te olvides de seguir estimulando el clítoris. La estimulación en el interior y en el exterior deben ir de la mano si quieres conseguir el squirting.

+ Aprieta las nalgas para que los músculos del suelo pélvico se contraigan. Relaja. Y vuelve a hacerlo otra vez.

+ ¿Notas ganas de hacer pis? Eso es que vas por el buen camino. Sigue estimulando, más vigorosamente esta vez y en pocos minutos tendrás tu fantasía sexual cumplida.

+ El squirting en el porno: no todo es lo que parece

Para bien o para mal en el sexo, como en la vida, también hay modas y tendencias. En este caso vienen marcadas por el porno, por lo que hay que tener mucho cuidado a la hora de confundir ficción y realidad. De ahí que hace años todo el mundo quería probar el sexo anal y hoy todo el mundo quiere probar el squirting. No está mal dejarse llevar por las tendencias, pero no nos podemos dejar llevar por la ficción.

Porque si el amor no es como en las películas románticas, el sexo no es como en las películas porno, dejemos esto claro. Déjaselo claro a tu pareja también. Esa escena en la que una mujer expulsa un chorro de líquido como si fuera una fuente tras el coito no es real, está preparada con la previa introducción de líquido en la vagina. ¿Que se puede probar porque experimentar en el sexo siempre es bienvenido? Por supuesto. Pero no dejes que la ficción se convierta en tu obsesión.

Y tú, ¿has probado ya con el squirting?