Sexo en Nueva York: por qué Carrie fue la peor amiga del mundo

Marta Marciel

No es la primera vez que un personaje principal de una serie termina siendo seriamente 'odiado' por los fans acérrimos de una serie. Aunque Sexo en Nueva York acabó hace años, la sombra de Carrie Bradshaw es más que alargada, y los miles de seguidores de la serie continúan recordando sus icónicas frases. Amante de los zapatos Manolo Blahnik, con una vida personal más que desordenada, enamorada de un hombre completamente inepto emocionalmente hablando, seguidora de la moda más extravagante y experta en cóctels y hombres, siempre rodeada de sus tres mejores amigas. 

Carrie Bradshaw, la peor amiga de Sexo en Nueva York

¿Pero realmente era buena amiga Carrie Bradshaw? Para muchos fans de la serie, la protagonista era bastante egoísta y utilizaba a sus amigas -y amigos, imposible olvidar a Stanford Blanch-, para su propio beneficio, es decir, para hablar y hablar de Big antes de desaparecer del mapa en la siguiente reconciliación. Y precisamente por todo esto fue la peor amiga del mundo posible. 

+ Monotema amoroso. Cómo sería de inaguantable Carrie para el espectador, que todos los fans de Sexo en Nueva York entendieron que sus amigas se enfadaran con ella cuando no paraba de hablar de su ruptura con Big y de echarse flores continuamente. Fue para tanto, que hasta le recomendaron un psicólogo para que dejara de hablar de hombres. Un desliz con el personaje que dio vida Jon Bon Jovi solucionó la situación. 

+ Caprichosa. Si hay un componente fundamental a la hora de describir a Carrie Bradshaw es el siguiente: lo quiero, y lo quiero ya. Los cientos de pares de zapatos que acumulaba en su armario, por valor de cuatrocientos dólares cada uno, hicieron que se viera en la miseria para adquirir el piso en el que llevaba viviendo diez años. Esto sería una mera anécdota si no le hubiese echado en cara a Charlotte que no le ofreciera dinero para pagar la deuda. 

+ Juzga a sus amistades. La amistad es aceptar a cada persona tal cual es y apoyarle en sus decisiones sin juicios morales, algo que Carrie no hace con ninguna de sus amigas, ya que no considera acertada la vida sexual activa de Samantha, la decisión de no trabajar de Charlotte o la maternidad de Miranda

+ Egocentrismo. Uno de los mayores problemas del personaje interpretado por Sarah Jessica Parker es que solamente habla de sí misma. Cualquier situación o sentimiento de sus amigas lo daba completamente la vuelta para hablar de su propia experiencia personal

+ Desaparición por amor. Cuando Carrie Bradshaw se enamora, no existe nadie más en el planeta Tierra que ella y su amor. Esto hacía que cuando Big aparecía en escena o cuando el Ruso le dijo que dejase Nueva York por él, las amigas de Carrie pasasen a un segundo plano. Algo que, curiosamente no pasó con Aidan, el único hombre que mereció la pena en la vida de la pobre Bradshaw, y a quien encima dejó escapar.