Por qué Carrie debió quedarse con Aidan en Sexo en Nueva York

Marta Marciel

Quédate con el chico bueno. Pase lo que pase, quédate con el chico bueno. Con el malo sientes adrenalina, probablemente estés más enamorada de él y te lo pases mejor, pero siempre acabará haciéndote daño de una u otra manera. Y así lo hemos visto en las series de nuestra vida. Un ejemplo fundamental es Sexo en Nueva York, la serie que lo cambió todo y nos dio muchas lecciones de vida. Pero la más importante es que siempre hay que elegir al chico bueno, porque los chicos malos siempre acaban haciendo cosas malas. 

10 razones por las que Carrie Bradshaw debió elegir a Aidan

1 Atento. Mr Big no sabía prácticamente nada de la vida de Carrie. Apenas le importaba su trabajo o su vida en general, pero Aidan siempre estaba pendiente de lo que le ocurría a su chica. ¿Dónde has estado, qué andas tramando? Le preguntaba con su voz varonil. Esto agobiaba a Carrie, que no sabía distinguir entre un hombre bueno y un hombre malo. 

2 Cuidaba a sus amigas. Si hay algo que nos rechina de Mr. Big es que jamás se preocupó por Miranda, Samantha o Charlotte. Aidan, sin embargo, apoyó a Miranda cuando se torció el cuello e incluso la llevó al médico, y siempre estuvo pendiente de todo lo que le ocurriera a las chicas más importantes de la vida de Bradshaw. 

3 Era muy apañado. No sólo trabajaba con las manos en sus maravillosos muebles, sino que además fue capaz de hacerle una obra estupenda a Carrie en su minúsculo apartamento, convirtiéndolo en un piso digno de vivir. 

4 Quería estar con Carrie en casa. Cuando Carrie tenía que salir a todas partes por Nueva York para encontrarse con Big, Aidan quería estar con ella en casa y disfrutar de una vida apacible y tranquila en pareja. Algo que ella jamás valoró. 

5 Se quería casar con ella. Big ni siquiera se quedaba a dormir en el apartamento de Carrie, y constantemente buscaba una trastornada soledad. Aidan, sin embargo, quiso convivir con Carrie y convertirla en su esposa desde los primeros meses de su relación. No hay mejor compromiso que alguien que simplemente quiera comprometerse contigo. 

6 Perdonó su infidelidad. Incluso en los peores momentos, cuando Carrie y Big se dedicaron a acostarse por todos los hoteles de Manhattan, Aidan hizo de tripas corazón y no sólo perdonó a su chica, sino que volvieron a vivir juntos y él volvió a proponerle matrimonio. 

7 Era un romántico. Sí, no escogió el primer mejor anillo de compromiso, pero era un romántico. Cuando miraba a Carrie sentía que el mundo dejaba de girar, y solamente quería pasar con ella cada minuto. Lo más romántico que hizo Big fue regalarle unos globos en su 35 cumpleaños.

8 Le gustaba el campo. Puede que a Carrie no le apasionase, pero la sola idea de que ese fornido Aidan estuviese haciendo cosas por una casa divina al aire libre, es mejor que un estupendo -y enorme- apartamento gris en el Upper East Side. 

9 Era sencillo y trabajador. Big tenía mucho dinero, pero Aidan hizo su pequeño patrimonio con tesón y constancia. Su sencillez pasaba por comer pollo frito en la cama y trabajar con las manos en su negocio de muebles.

10 Incluyó a Carrie en su vida. Lo que jamás hizo Mr. Big hasta la primera película -y no lo arregló hasta el previsible final- fue incluir a Carrie en su vida diaria. Aidan quería que Bradshaw fuese su mujer, que conociera a sus padres y trazar un futuro juntos. No lo dudes, aunque a priori parezca menos excitante, el chico bueno siempre es una gran inversión de futuro, y será el que te va a querer de verdad.