Depresión por sexo sin amor; ¿es posible?

Laura Sánchez
Laura Sánchez Especialista en interpretación de sueños

Los asuntos amorosos son fuente inagotable de tristeza, desesperación, confusión y pena. Por eso no nos sorprende que algunos de los motivos más frecuentes de depresión sean las rupturas sentimentales, los divorcios o los desengaños amorosos. Lo que sí nos sorprende es un estudio de la Universidad de Ohio que afirma que el sexo sin amor puede llevar a la depresión.

La relación entre sexo y depresión

Según este estudio de la Universidad de Ohio, practicar sexo con un desconocido, lo que viene a ser un ligue de una noche mezclado con un aquí te pillo, aquí te mato, es perjudicial para la salud mental. Hasta tal punto se considera un comportamiento autodestructivo, que este tipo de relaciones sexuales sin amor puede llegar a provocar pensamientos de suicidio.

Bien es verdad que el estudio se realizó entre adolescentes y bien es verdad que el estudio se realizó en Ohio, que tal vez sean atenuantes para no desechar de inmediato cualquier afirmación que relacione el sexo sin amor con la depresión. Ya sabemos que el amor y, especialmente, el desamor, es motivo de depresión. Pero lo que no podemos aceptar es la afirmación de este estudio tal cual. El sexo sin amor no se relaciona con los trastornos emocionales. Matizamos el estudio.

Hay algunos factores que nos pueden llevar a relacionar el sexo sin amor con la depresión. Aquellos casos en lo que una persona busca el sexo con desconocidos por determinadas carencias emocionales o por ser incapaz de comprometerse, por ejemplo, si lo llevamos al extremo, puede considerarse un comportamiento patológico. Pero cuando acostarse con una persona que acabas de conocer es producto del deseo y de la falta de prejuicios, se trata de una práctica totalmente saludable a nivel mental y físico.

Las relaciones sexuales y los trastornos emocionales

Es cierto que ciertos trastornos emocionales generan conductas sexuales muy particulares y que pueden ser, de alguna manera, autodestructivas. De la misma forma que un escaso equilibrio emocional nos puede llevar a tener relaciones tóxicas, obsesivas o dependientes. Pero relacionar la depresión con el sexo sin amor es llegar demasiado lejos.

Se dan casos en los que una persona puede estar sufriendo una depresión por no tener pareja. Porque quiere encontrar al amor de su vida y no termina de encontrarlo. Y mientras el príncipe azul aparece, esa persona decide no renunciar a los placeres del sexo. Esas relaciones sexuales sin amor, puede que no la hagan sentirse satisfecha. Sin embargo, en ningún caso, serán el desencadenante de su depresión.

Aunque nos tememos que la relación más habitual entre las relaciones sexuales y los trastornos emocionales es la de la ausencia. Cualquiera que haya atravesado una depresión sabe que se trata de un momento en el que el sexo pasa a un segundo plano, o incluso al último plano. Y es que una de las consecuencias más habituales de la depresión es la pérdida de deseo sexual.

Puedes leer más artículos similares a Depresión por sexo sin amor; ¿es posible?, en la categoría de Depresión en Diario Femenino.