Depresión postraumática: cómo superar los traumas

Trucos para afrontar la depresión postraumática

Laura Sánchez
Laura Sánchez Especialista en interpretación de sueños

A menudo la depresión aparece en nuestras vidas como consecuencia de un período largo de tristeza, sin ningún motivo concreto, siendo producto de una insatisfacción vital y de la incapacidad para afrontar los problemas cotidianos.

Pero otras veces, la causa de la depresión es más traumática, como un acontecimientos traumático o negativo que hemos vivido o, simplemente, presenciado y que se aferra en nuestro interior enfermándonos e impidiéndonos continuar con nuestra vida. Se trata de la depresión postraumática.

Causas de la depresión postraumática

Las causas de una depresión postraumática son muy variadas. Desde situaciones graves como ser víctima de una violación o una agresión de cualquier tipo, hasta ser testigos de un accidente en el que ni siquiera estamos involucradas. Pero ese episodio puede quedarse en nuestro subconsciente para volver a aparecer en forma de síntomas como ataques de pánico, ansiedad, insomnio o irritabilidad.

Otras causas de la depresión postraumática pueden ser los desastres naturales, como un terremoto, un huracán o un incendio, así como los actos terroristas y, en según qué situaciones, la guerra. En cualquier caso, se trata siempre de acontecimientos que una vez vividos, vuelven una y otra vez a nuestra mente y nos impiden llevar una vida normal.

Esta depresión postraumática va dejando pistas sobre su diagnóstico en forma de síntomas diferentes a la depresión clínica. A la agitación, nerviosismo y miedo, se le suma una actitud indiferente o de negación del trauma sufrido que puede despistar a las personas que están alrededor. Por eso, muchas veces, la depresión postraumática es tan difícil de diagnosticar.

Tratamiento de la depresión postraumática

De la misma forma que las causas de la depresión postraumática son tan diferentes, como haber presenciado un atraco o haber sufrido una enfermedad, también lo son sus síntomas, que van desde la ira hasta la indiferencia. Sin embargo, en todos los casos de depresión postraumática hay un denominador común, que es el tratamiento psicológico.

Para superar un trauma, tanto como para superar una depresión postraumática, vamos a necesitar de la psicoterapia, sin perjuicio de otros tratamientos, como el farmacológico o las terapias alternativas. En esta caso, el psicólogo nos ayudará a aceptar el acontecimiento traumático, no a olvidarlo, sino a aprender a convivir con su recuerdo sin que interfiera en nuestra felicidad.

Para el tratamiento de la depresión postraumática, suelen ser muy efectivos los grupos de apoyo, donde nos sentimos comprendidos por personas que han pasado por experiencias similares. De esta manera, es más fácil superar la depresión postraumática, sabiendo que otras personas han pasado por lo mismo y han conseguido superarlo.

Puedes leer más artículos similares a Depresión postraumática: cómo superar los traumas, en la categoría de Depresión en Diario Femenino.

Publicado:
Actualizado: