¿Disminuye el dolor de cabeza la libido o apetito sexual?

Marta Valle

Desde hace unos años se han realizado una serie de estudios que sugieren que el dolor de cabeza no tiene por qué interferir directamente en la intensidad de la libido. De hecho, muchas pacientes de migrañas han mostrado unos índices más elevados de deseo sexual que otras mujeres que no padecen anomalías relacionadas con los dolores de cabeza. Sin embargo, como siempre suele ocurrir con este tipo de investigaciones científicas basadas en rasgos humanos tan ambiguos, también han aparecido recientemente otras voces que alertan de una pérdida de apetito sexual a medida que las mujeres van desarrollando dolencias como una jaqueca.

Influencia real del dolor de cabeza sobre el apetito sexual

Según una investigación realizada en dos universidades canadienses esta incidencia del dolor de cabeza sobre el apetito sexual sostiene una relación justamente inversa en los hombres, es decir, que problemáticas como las cefaleas no disminuyen necesariamente el deseo de tener relaciones sexuales. De esta forma, estos científicos intentan demostrar que la razón por la cual las mujeres no quieren tener sexo cuando sufren algún tipo de dolor de cabeza no se debe a una suerte de contrato social tácito, sino más bien a razones puramente biológicas.

Es posible, teniendo en cuenta estas conclusiones, que el enfoque que hacen de la sexualidad las mujeres sea muy diferente a la que realizan los hombres. Mientras que para ellos, tener relaciones sexuales podría liberar ciertas sustancias químicas en su organismo que actúan a modo de analgésico, en las mujeres esta función estaría desactivada siendo la actividad física inherente al sexo una contrariedad a la hora de intentar paliar anomalías como jaquecas o migrañas.

El clásico argumento del dolor de cabeza para no tener sexo podría no ser tanto una excusa como una realidad. Sin embargo, y como mentábamos inicialmente, otros estudios han sacado resultados a la luz que muestran interacciones totalmente diferentes entre el sexo y las cefaleas en las mujeres. Por lo que podríamos suponer que depende de cada una de nosotras el hecho de que resulte molesto o no tener sexo con nuestras respectivas parejas cuando padecemos una anomalía como la descrita.