Cuando tener VIH no es un freno en tu vida

Guillermo López nos deja un mensaje positivo en el enfrentamiento contra el VIH

Cuando tener VIH no es un freno en tu vida

Guillermo López Arilla se enteró de que tenía el virus del VIH con 26 años. Ahora tiene 36. Para él, estos diez años no han sido fáciles. El VIH o Virus de la Inmunodeficiencia Humana es un retrovirus que ataca al sistema inmunitario de la persona infectada. Concretamente, el VIH ataca y destruye los linfocitos CD4 que son un tipo de células que forman parte del sistema inmune y que se encargan de la fabricación de anticuerpos para combatir las infecciones causadas por agentes externos como bacterias, virus o hongos. Actualmente, el VIH no tiene cura, pero sí existen opciones de tratamiento efectivas que pueden mantener la infección bajo control y prevenir el SIDA. Convivir con esta patología es un difícil camino de obstáculos que, sin embargo, Guillermo afronta con vitalidad y mucho positivismo. Desde Diario Femenino hemos querido hablar con él para que nos cuente cómo afronta su día a día. Tras escuchar su testimonio hemos sacado una maravillosa reflexión: Tener VIH no es un freno en tu vida.

Tener VIH no limita tu vida

Cuando tener VIH no es un freno en tu vida

+ Hola Guillermo, ¿qué sentiste al recibir los resultados del análisis y enterarte de que tenías el virus del VIH?

Te dominan sentimientos de desorientación y descontrol.  Piensas: “¿Y ahora qué?” Sientes como si ya no pudieras ser tú mismo. Piensas que tienes que cambiar hábitos, percepciones, metas. Todo habría sido más fácil si el médico que me dio el diagnóstico hubiera tenido información. Le preguntaba y no sabía contestarme. Entre la recepción del diagnóstico y la consulta de medicina interna, puede pasar perfectamente más de un mes. Y una vez llegas al especialista, muchas veces tampoco es que te den mucha orientación. Internet tampoco ayuda y, además, puede generar ansiedad. Por eso, en este sentido, las asociaciones son importantes, no sólo por la información, sino por el apoyo y el encuentro de referentes. Hay que señalar que las primeras impresiones suelen estar faltas de realidad y objetividad. Nunca llega a ser fácil, pero pasado el tiempo todo transcurre con menor complejidad y sufrimiento.

+ ¿Te costó darles la noticia a tus familiares y amigos? ¿Cómo reaccionaron ellos?

Se lo conté a mi madre el día que supe del diagnóstico. Se enfadó conmigo. Me dijo: “¿Por qué nos has hecho esto? No te lo voy a perdonar”. Mi familia pasó por varias etapas hasta llegar a la normalización. Enfado -se enfadan porque piensan que “tú te lo has buscado” y vaya papeleta para ellos ahora-. Estupefacción -¿cómo puede tener Guille el VIH si no es de “esas personas que cogen el sida”?-. Preocupación. Afectividad. Ganas de apoyar. Hoy en día, a mi familia no le preocupa especialmente que yo tenga VIH porque saben que tomo tratamiento y hay un control.

En las amistades…Yo siempre lo he normalizado y pienso que he transmitido a los demás esa normalización. Pero muchas veces los prejuicios que tienen las personas son superiores a lo que transmites y a lo que han vivido contigo, aun cuando éstas sean tus amigos. 

+ ¿Tenías información sobre el VIH antes de enterarte de tu diagnóstico?

Había visto películas de los 80-90 acerca de lo que implica tener VIH, pero no era consciente de la vigencia de nuevas transmisiones. No había recibido nunca formación alguna sobre salud sexual. Y nunca me había interesado como para meterme en la página de alguna asociación y buscar información. Era muy joven y no he sido de tener muchos ligues en discotecas, ¿por qué preocuparme por el VIH? La mayoría de las veces que tenía prácticas sexuales eran protegidas, pero más por un tema de “es lo que se suele hacer, ¿no?” que por una verdadera conciencia. Y piensas que si tus prácticas casi siempre son seguras, por una vez que no lo sean y ante un contexto que identificas como romántico, tampoco va a cambiar nada, ¿no? Tener VIH te hace darte cuenta de la poca información que te llega realmente y de cómo creamos estrategias ineficaces para percibir que estamos fuera de riesgo.

+ En este período, ¿quiénes han sido tus grandes apoyos? 

Mi principal apoyo es el hecho de hacer una retrospectiva sobre este tiempo y darme cuenta de que mi vida con el VIH ha sido coherente a mis valores. Eso me hace sentirme bien. Que mi familia me acompañe a veces al hospital, que mis amigos me vean tomarme el tratamiento sin sentir lástima, que haya podido tener novios conscientes de mi estatus serológico… Ey, tenemos VIH y estamos con personas que nos quieren, que nos desean, que nos aman. 

Vivir con VIH, un camino de obstáculos que se pueden superar 

Cuando tener VIH no es un freno en tu vida

+ ¿Qué ha sido lo más difícil y lo más duro en este tiempo?

Es difícil alejar la percepción de estar con tu salud en peligro. Una vez esto, lo más duro ha sido el haber sido visible con personas que te importaban y encontrarte con un rechazo que no piensan modificar, por más que les expliques tus derechos y lo que implica realmente tener VIH o estar cerca de alguien que lo tenga.  Es un poco como “oye, yo te ofrecido mi visibilidad como demostración de cariño, y tú me devuelves repudio”. Aprendes también a reflexionar sobre estas experiencias y darte cuenta que tiene que ver menos con lo que has ofrecido y puedes ofrecer y más con las limitaciones de las personas.

+ ¿Cómo te encuentras en la actualidad? 

A nivel de salud, me encuentro bien. Han pasado diez años ya. Carga viral indetectable, lo que implica que tengo una concentración mínima del virus y beneficios como menor riesgo en la salud o que no pueda transmitir el virus a amantes y parejas. El tratamiento tiene algunos hándicaps, pero nada importante. Y en lo emocional, pues vas acumulando historias de decepciones y una lucha contra el estigma que desgasta, pero me fortalecen los retos superados y las buenas respuestas que he recibido.

+ Me imagino que tu actitud frente a la vida ha cambiado. ¿Cómo ves la vida ahora? 

Tener VIH te hace ser más consciente de cómo funcionan los prejuicios, los estigmas, las dinámicas de poder, y también tus vulnerabilidades y fortalezas. Es cierto que tienes más retos y dificultades, pero las metas e ilusiones no tienen por qué torcerse. Tu mentalidad se abre. Sigues siendo tú mismo, si bien con una conciencia de que eres más fuerte.  Ahora me quiero más a mí mismo porque soy más consciente de dónde estoy y de lo que quiero, y, por supuesto, del tipo de personas que quiero cerca.

+ ¿Qué le dices a la gente afectada y a todos los que tienen terror a la infección?

Todas las personas con VIH deberíamos de ser conscientes de que no hemos dejado de ser los protagonistas de nuestras vidas. Seguimos teniendo el control de nuestro camino.  No son las personas que se perciben como seronegativas las que tienen que decidir por nosotros. A veces, nos tocarán algunas dificultades o retos como abrir mentalidades a las personas que nos importan, pero tenemos las capacidades suficientes para conseguirlo. 

¿A los que tienen terror a la posibilidad de una infección? Si están sensibilizados y tienen información ajustada a lo real, no hay por qué tener miedo a tener una relación sexual y/o de pareja con una persona con VIH. El sexo seguro es seguro, independientemente de contextos, de perfiles de parejas sexuales, o del estatus serológico de las mismas. El miedo es lo que nos impide ser consecuentes con la realidad y con nuestras necesidades. Donde hay responsabilidad y solidaridad, el miedo deja de existir.

Tamara Sánchez  •  martes, 14 de noviembre de 2017

DF Temas

  • Testimonio positivo de Ana Bella, superviviente de violencia de género

    Testimonio positivo de Ana Bella, superviviente de violencia de género

    La violencia de género no entiende de edades, de razas, de religiones o de clases sociales... Todas podemos ser víctimas de este tipo de maltrato, pero hay una salida y testimonios positivos como el de Ana Bella son un ejemplo de ello.

  • Tras un cáncer de mama queda una gran recompensa: la vida

    Tras un cáncer de mama queda una gran recompensa: la vida

    El próximo 19 de octubre se celebra el Día Mundial del cáncer de mama, una enfermedad curable. Pilar Salinas ha pasado por esta enfermedad y quiere mandar un mensaje positivo a esas mujeres que, como ella, están pasando por su misma experiencia.

  • 'Me sentía un bicho raro por sufrir vaginismo'

    'Me sentía un bicho raro por sufrir vaginismo'

    Desde Diario Femenino queremos dar voz a esas mujeres que padecen vaginismo, para que con su relato podamos ayudar a otras mujeres a hacer frente a esta problema.

  • ¿Cuáles son las prácticas sexuales más peligrosas?

    ¿Cuáles son las prácticas sexuales más peligrosas?

    Cada vez es más habitual encontrar nuevas prácticas sexuales en las que la salud de quien las realiza corre un grave peligro. ¿Quieres saber cuáles son las prácticas sexuales más peligrosas? ¡Te lo contamos!

  • El difícil día a día de una persona que sufre lupus

    El difícil día a día de una persona que sufre lupus

    Paula es una chica de 20 años que sufre lupus desde los 12. Sobrellevar esta enfermedad día a día no es fácil, pero ella lo afronta con vitalidad y una gran sonrisa. ¿Quieres conocer su historia? Así es el díficil día a día de una persona con lupus.

  • 6 razones para utilizar siempre preservativo

    6 razones para utilizar siempre preservativo

    El uso del preservativo es fundamental y muy efectivo para evitar enfermedades de transmisión sexual o un embarazo no deseado, además de ser uno de los métodos anticonceptivos más seguros y económicos del mercado

  • Las mejores frases para valorar tu salud

    Las mejores frases para valorar tu salud

    Te traemos las mejores frases para aprender a valorar tu salud, lo más importante por encima de todo, porque sin ella nada funciona

0 comentarios

Avatar

DF Galería

  • Las mejores frases para valorar tu salud

    Las mejores frases para valorar tu salud

DF Fotos

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x