Cómo evitar los aires vaginales

María José Roldán Prieto

Aires vaginales

El aire vaginal también se llama de forma vulgar; 'pedos vaginales' y ocurre cuando el aire penetra en la vagina y después sale hacia fuera.

Lo más habitual es que ocurra cuando se están teniendo relaciones sexuales, en posturas de yoga o al hacer gimnasia ya que implica elevar las piernas por encima de la pelvis y esto puede ocasionar que entre aire en la vagina. ¡Incluso puede ocurrir al levantarse de una silla de forma brusca! 

Debes saber que los aires vaginales se pueden evitar por completo para que dejen de ser una molestia, es decir, existen maneras para al menos disminuir la frecuencia de los mismos.

Aunque si hay demasiados aires vaginales y que no se disminuyen, es recomendable acudir a un médico para que te ayude en el caso particular, pero no suele ser motivo de preocupación en absoluto. Una preocupación real sería si se tuviera un desgarro o una abertura en la región vaginal, pero si esto fuera así los aires vaginales serían lo que menos preocuparía en ese instante.

Qué es un aire vaginal y cómo evitarlo 

Lo primero que hay que saber es que el aire del recto nada tiene que ver con el aire vaginal. En el aire del recto (o pedos), el aire se origina dentro del recto o del aire de ingestión. En el caso del aire vaginal, las paredes de la vagina se expanden y expulsan una gran cantidad de aire creando un sonido similar al de una ventosidad normal, pero éste último no tiene olor.

Para poder evitar los aires vaginales se pueden realizar los siguientes ejercicios: sentadillas, ejercicios de Kegel y también el fortalecimiento de los músculos pélvicos. 

Como ves no es motivo de preocupación en absoluto y puedes deshacerte de los molestos aires vaginales desde hoy mismo. Ya verás que si realizas estos tres ejercicios  para fortalecer tu vagina de forma diaria, tus aires vaginales disminuirán considerablemente sin tener en cuenta cuál es tu ritmo de vida diario.