Por qué el clítoris es el gran desconocido vaginal

Estimulación femenina

María José Roldán Prieto

El clítoris como desconocido

El clítoris es un órgano con un propósito muy claro: proporcionar placer sexual a las mujeres para que se sientan satisfechas en el sexo y la especie humana no se extinga. Es un órgano formado por una parte visible –el glande- que mide entre 0’5 a 1 centímetros y que tiene un tronco que no es visible que mide entre 25 y 35 milímetros y tiene entre 3 y 5 milímetros de ancho. Cuando se excita empieza a recibir flujo de sangre y se produce una erección que hará que aumente de tamaño, la estimulación del clitoris es imprescindible para excitarlo.

El clítoris en la anatomía de la mujer

En proporción el clítoris es más grande que el pene por lo que las mujeres necesitan más tiempo para que se llene de sangre y poder estar excitadas y llegar al orgasmo. Para saber la diferencia basta con saber que el pene tiene 4.000 terminaciones nerviosas y el clítoris tiene más de 8.000. Además, después de un orgasmo el clítoris no decae por lo que una mujer si se lo propone, puede tener orgasmos múltiples. Pero sabido esto, ¿cómo es posible que esta maravilla de la anatomía humana siga siendo un desconocido?

El tabú sobre el clítoris y la vagina en el sexo

La principal causa es el tema tabú y el pudor. Hablar de sexo siempre ha sido algo que en nuestra sociedad se ha visto mal o “pecaminoso” por lo que no se hablaba sobre sexo ni en las familias ni en las escuelas y no se entendía el papel del clítoris. En las escuelas se hablaba de reproducción sexual –de forma deficiente- pero no del placer sexual, por lo que el maravilloso botón del placer quedaba a un lado en las explicaciones y nadie sabía que existía.

También en la sociedad en la que vivimos siempre ha habido demasiado machismo –algo que afortunadamente cada vez se va erradicando más- y a la mujer sólo se le veía como la que debía proporcionar cuidados y placer al hombre y después, cuidar y criar a los hijos. Menos mal que eso ya está obsoleto y fuera de lugar en las mentes actuales.

Además, durante la historia el sexo sólo era interpretado por y para el hombre, los estudios anatómicos eran reacios a considerar la sexualidad femenina. Históricamente, el acto sexual era considerado sólo para la cría o para el placer exclusivo del hombre, la mujer debía estar disponible para él y tenía que estar “preparada” para el coito vaginal. Además, se daba por sentado que sólo se podía obtener placer sexual en hombres y mujeres únicamente con la penetración vaginal… ¡Gran error! Es por este motivo que ni hombres ni mujeres consideraban la opción de estimular el clítoris, ¡porque no sabían el poder que tiene!