Posturas increíbles para el placer de tu clítoris

Cómo estimular al clítoris

María José Roldán Prieto

Si te cuesta tener orgasmos mientras mantienes relaciones sexuales debes saber que no eres la única mujer que lucha contra este problema en la actualidad. Aunque parezca increíble aún hay mujeres que piensan que pueden llegar al orgasmo únicamente con la penetración dejando de lado el amado clítoris, ¡y de eso nada! El clítoris debe ser el protagonista en todas tus relaciones sexuales si quieres tener una vida sexual satisfactoria, ¡por algo nuestra sabia naturaleza lo puso en ese lugar privilegiado en la anatomía femenina!

Afortunadamente hay muchas formas de poder aumentar las posibilidades de llegar a un orgasmo y aumentar el placer de tu clítoris para que puedas tener unas relaciones sexuales plenas y satisfactorias. Sólo tendrás que pensar en algunas posturas increíbles y además tener en cuenta que la mano y la lengua son herramientas indispensables para el placer de tu clítoris.

Las posturas de placer para el clítoris

- La postura del perrito: Esta postura es muy sexual y a las mujeres les encanta gracias a la fuerza de la postura. Los hombres también disfrutan al ver la espalda y el trasero de su pareja mientras gime de placer. Tendrás que ponerte 'a cuatro patas' y que tu pareja se ponga detrás de ti para que te penetre mientras sostiene tus caderas con tus manos. Para que la penetración sea profunda mientras él te penetra puedes empujar las caderas hacia atrás contra él.

La estimulación en esta postura sexual es muy profunda y puedes incluso tener una estimulación directa del punto G. Pero para aumentar el placer de tu clítoris tendrás que tocarte con tu mano directamente mientras te penetra -o con un juguete sexual- o quizá prefieras que sea él quien te estimule el clítoris mientras te penetra en esta postura -aunque se debería inclinar un poco hacia ti-.

- El perrito con el hombre de pie: En esta postura tú estarás en postura de perrito al borde de la cama y tu pareja estará detrás tuya pero de pie preparado para la penetración. Esta postura es igual que la del perrito pero el hombre en lugar de estar arrodillado en la cama puede estar de pie, algo que le beneficiará para poder controlar mejor los movimientos y que la penetración sea increíble. Además será más fácil para él agacharse en mitad de la penetración para poder frotar tu clítoris y que tú estés en un total éxtasis de placer.

- El puente: Esta postura es parecida al misionero pero con variaciones que la hacen única. Tu pareja tendrá que sentarse de forma que quede sentado en sus tobillos y después tendrá que extender las rodillas. Tú tendrás que poner la espalda en la cama y poner también los pies sobre la misma arqueando las caderas un poco para crear la postura del puente.

De este modo él podrá coger tus caderas y utilizar tu cuerpo como palanca para empujar contra él y conseguir una penetración profunda. Esta postura es estupenda porque tanto tú como él podréis estimular el clítoris con el cuerpo, con las manos o con juguetes sexuales... ¡mirando vuestras caras de placer! Esta postura es toda una bomba sexual.

Puedes leer más artículos similares a Posturas increíbles para el placer de tu clítoris, en la categoría de Ginecología en Diario Femenino.