Posturas sexuales que NO favorecen a tu clítoris

Relaciones sexuales

María José Roldán Prieto

Seguro que cuando mantienes relaciones sexuales repites aquellas posturas que realmente te gustan y favorecen el roce y la esitmulación del clítoris, de esta manera será mucho más fácil para ti poder llegar al orgasmo y disfrutar plenamente de las relaciones sexuales llegando al climax con tu pareja.

El clítoris de la mujer está para estimularlo, para dar placer y para que podamos disfrutar igual o más del orgasmo que los hombres (puesto que nuestro clítoris tiene 8.000 terminaciones nerviosas y el pene de los hombres tan sólo 4.000). Sin embargo, algunas posturas sexuales no consiguen estimularlo.

Posturas sexuales que NO estimulan el clítoris

Posturas para la pareja

- Sentada encima y abrazados. Esta penetración puede ser muy placentera para ambos, pero la realidad que está para disfrutarla y después cambiar porque no puedes estimular el clítoris adecuadamente. Si estás abrazada a tu pareja y con la postura de sentada encima de él es bastante complicado que roces el clítoris con su cuerpo o con tus manos. 

- A cuatro patas. Si estás en la típica postura del perrito donde te pones 'a cuatro patas' y el hombre te penetra estando arrodillado detrás de ti, es complicada la estimulación del clítoris. Tu pareja tendrá las manos en tus caderas para poder manejar bien la penetración y tú al estar en posición de cuatro patas será complicado que puedas estimularte a ti misma el clítoris, y aquí el roce con el cuerpo de tu pareja es totalmente imposible.

- El misionero. El misionero puede ser una postura acertada si se domina bien, pero aunque sea la postura "más fácil" de todas y las que sale casi por naturaleza, si no se centra en la estimulación del clítoris no lo favorecerá en absoluto. En esta postura el hombre está encima de la mujer y está totalmente pegado 'cuerpo con cuerpo' por lo que tocar el clítoris con la mano es complicado y el roce con la postura dependerá de la práctica del hombre en este caso.