Qué es la vagina: descubre nuestra parte más escondida

Conocer y cuidar bien la vagina es fundamental para evitar infecciones

Tamara Sánchez

Qué es la vagina

Una de las partes más importantes de nuestra anatomía femenina es la vagina. Y decimos que es importante porque es una parte de nuestro cuerpo cuya función reside en dos ámbitos, el de la reproducción y el de la sexualidad. A pesar de su importancia, y debido a que tanto la salud sexual como el placer de la mujer han estado rodeados de silencio durante siglos, no conocemos lo suficiente sobre la vagina.

Por eso, hoy en Diario Femenino te vamos a descubrir todos sus secretos: qué es la vagina, cómo cambia con el paso de los años, qué factores afectan a su salud, cuáles son los problemas vaginales más frecuentes, cómo mantener la vagina en buen estado… ¡Muy atenta!

Qué es la vagina

La vagina forma parte de los genitales femeninos y se trata de un conducto que se extiende desde la vulva hasta el cuello del útero. Está recubierta por una serie de membranas mucosas que se encargan de mantener la humedad y la acidez, así como de protegerla frente a posibles infecciones. Su orificio se sitúa entre la uretra y el ano y a través de ella tienen lugar las relaciones sexuales y el parto. Además, la vagina también es la responsable de expulsar al exterior la menstruación.

Desde que nacemos, nuestra vagina está protegida por una membrana conocida como himen el cual termina rompiéndose con el paso de los años debido a factores variados como la actividad física, el primer coito, el empleo de tampones e incluso la masturbación.

La vagina de una mujer adulta mide entre ocho y doce centímetros aproximadamente, aunque sus tejidos fibromusculosos la permiten contraerse y dilatarse dotándola de una gran elasticidad indispensable para poder llevar a cabo algunas de sus funciones. La vagina, además, permanece bien lubricada gracias a unas glándulas denominadas como ‘glándulas de Bartolino’, las cuales facilitan las relaciones sexuales haciendo que la penetración no sea dolorosa para la mujer.

Funciones de la vagina

La vagina, al igual que sucede con la vulva (órgano genital externo con el que tiende a confundirse por su proximidad) es un órgano fundamental tanto para las relaciones sexuales como para el parto.

La salud de la vagina y su protección

La vagina permite la salida del flujo menstrual cuando el óvulo no es fecundado por un espermatozoide. Además, a través de ella, es posible eliminar de manera natural y automática el moco cervical segregado por el cuello uterino durante los días previos y posteriores a la fase de ovulación del ciclo menstrual.

Además, la vagina constituye un papel imprescindible en las relaciones sexuales. A través de su cavidad se produce la penetración del pene del hombre y en ella se depositan los espermatozoides que después ascienden por el cuello del útero para fecundar al óvulo. Tras el embarazo, este órgano crea un canal que sirve de conducto para la salida del feto y la expulsión de la placenta en el momento del nacimiento. Toda esta labor es posible gracias a la mencionada flexibilidad de los tejidos que forman la vagina los cuales la permiten estirarse lo suficiente.

A todo lo anterior hay que sumar que en la vagina está situado el llamado punto G, cuya estimulación durante el coito genera placer en la mujer.

¿Qué factores pueden poner en riesgo la salud de la vagina?

Diversos factores pueden poner en peligro la salud de la vagina. Entre todos ellos se pueden destacar los siguientes:

+ Relaciones sexuales: el sexo sin protección puede desembocar en una enfermedad de transmisión sexual. Por otra parte, un coito demasiado brusco y violento puede provocar una lesión en la zona pélvica e incluso un traumatismo en la vagina.

+ Enfermedades y tratamientos: algunas patologías como la endometriosis o la enfermedad inflamatoria pélvica suelen causar relaciones sexuales muy dolorosas. Además, las cicatrices procedentes de cirugías pélvicas así como determinados tratamientos oncológicos también pueden hacer que el sexo sea bastante molesto. La ingesta de algunos antibióticos incrementa el riesgo de padecer candidiasis.

+ Anticonceptivos y productos de higiene íntima: los anticonceptivos de barrera como los preservativos, el diafragma o los espermicidas pueden provocar irritación vaginal en algunas mujeres. Además, el uso de tampones durante más de ocho horas seguidas incrementa el riesgo de sufrir el síndrome de shock tóxico.

+ Problemas psicológicos: el estrés, la ansiedad, la depresión y la inestabilidad emocional pueden contribuir a que la excitación durante las relaciones sexuales no sea la suficiente y, como consecuencia, se produzca dolor e incomodidad en la penetración.

+ Niveles hormonales: los cambios en los niveles hormonales pueden afectar a la vagina. Estos cambios suelen producirse en la menopausia o durante la lactancia. En ambas situaciones, la producción de estrógeno se reduce considerablemente lo cual puede causar un adelgazamiento del revestimiento vaginal (lo que se conoce como atrofia vaginal). La atrofia vaginal también puede causar dolor durante las relacione sexuales.

+ Uso de tangas: la utilización de estas prendas causa frecuentemente infecciones vaginales. Siempre se recomienda usar ropa interior de algodón.

+ Exceso de azúcar: el consumo de una gran cantidad de azúcares incrementa el riesgo de desarrollar una candidiasis vaginal debido a que el azúcar alimenta la levadura.

+ Duchas vaginales e higiene vaginal inadecuada: una mala higiene vaginal, el uso de determinados jabones y productos, así como las duchas vaginales alteran las bacterias buenas de la vagina haciendo que existan mayores probabilidades de que se genere una infección.

+ Depilación completa del vello púbico: el vello púbico se encarga de proteger la vagina de infecciones y rozaduras, por eso no es aconsejable eliminarlo por completo. Además, a la hora de depilarte existe una pequeña probabilidad de que te hagas una herida o te contagies con un herpes genital.

Problemas vaginales más frecuentes

Problemas vaginales más frecuentes

Existen una serie de patologías o enfermedades que pueden afectar a la vagina. Estas son las más comunes:

+ Infecciones de transmisión sexual: las enfermedades que se transmiten por medio del sexo sin protección pueden poner en riesgo la salud de la vagina. Entre ellas se encuentran la clamidia, la gonorrea, las verrugas genitales, la sífilis y el herpes genital. Algunos de los síntomas que indican que estás padeciendo alguna de estas infecciones incluyen flujo vaginal anormal, mal olor, llagas genitales, picazón, ardor y enrojecimiento.

+ Vaginismo: el vaginismo es una afección que provoca espasmos involuntarios de los músculos de las paredes de la vagina. El vaginismo es el gran responsable de la dispareunia durante las relaciones sexuales, es decir, el dolor persistente o recurrente durante el coito.

+ Vaginitis: un cambio en el equilibrio normal del pH de la vagina puede dar lugar a una inflamación e incluso a una infección. Los tipos más habituales de vaginitis incluyen vaginosis bacteriana, candidiasis y tricomoniasis y se caracterizan por presentar síntomas como flujo vaginal abundante, olor, picazón y dolor.

+ Problemas de suelo pélvico: si los tejidos conectivos y los ligamentos de apoyo que sostienen el útero en su sitio se debilitan, el útero, la vejiga o el recto pueden terminar deslizándose hasta la vagina (prolapso). Como consecuencia, la vagina también se desplaza hacia abajo generándose pérdidas de orina al toser, estornudar o llevar a cabo algún tipo de esfuerzo.

+ Otras patologías: otras enfermedades como los quistes o el cáncer también pueden poner en riesgo la salud de la vagina. Ante cualquier síntoma o anormalidad en la zona debes acudir inmediatamente a tu ginecólogo.

Signos o síntomas que indican que tienes un problema vaginal

Hay determinados síntomas que pueden estar avisándote de que hay algo que no funciona del todo bien en tu vagina y que, por tanto, debes acudir cuanto antes a un profesional médico. Estos son algunos de los signos a los que debes estar atenta:

+ Cambios en el color, el olor o la cantidad del flujo vaginal.

+ Enrojecimiento, picazón o irritación de la vagina.

+ Sangrado entre reglas, después de mantener relaciones sexuales o después de la menopausia.

+ Bulto o protuberancias en la vagina. 

Consejos para mantener la vagina saludable

Consejos para cuidar tu vagina

Puedes tomar las siguientes medidas para proteger la salud de tu vagina y evitar la aparición de infecciones:

+ Relaciones sexuales responsables: utiliza siempre preservativos a la hora de mantener relaciones sexuales. Si utilizas juguetes sexuales, límpialos después de cada uso.

+ Vacúnate: ¿Sabías que las vacunas pueden protegerte del virus del papiloma humano (asociado al cáncer de útero) y también de la hepatitis B? Vacunarse es fundamental para proteger tu vagina de problemas de salud más graves.

+ Realiza ejercicios de Kegel: los ejercicios de Kegel pueden ayudarte a fortalecer los músculos del suelo pélvico.

+ No fumes y limita la cantidad de alcohol y azúcar que consumes: la ingesta excesiva de alcohol puede terminar deteriorando la función sexual. Por otra parte, la nicotina puede inhibir tu excitación sexual. Como ya hemos mencionado, el consumo de azúcar en gran cantidad incrementa las probabilidades de padecer una infección vaginal.

Es cierto que algunos problemas vaginales no se pueden prevenir, no obstante, conocer bien tu vagina y aprender a cuidarla es fundamental para detectarlos a tiempo. 

Problema del tamaño de la vagina Problema del tamaño de la vagina. El tamaño de la vagina no es importante para disfrutar de las relaciones sexuales, pero si pueden surgir algunos problemas como el vaginismo o una distensión de los músculos de la vagina

5 cosas malas para tu vagina 5 cosas malas para tu vagina. Huir del mal olor vaginal, mantener relaciones sin preservativo, usar sustitutos de lubricantes, abusar del vapor o de los protectores diarios, pueden sentar mal a la salud de tu vagina

7 trucos para una vagina sana 7 trucos para una vagina sana. Sexo sin protección, duchas vaginales, piercings, limpiarse de forma incorrecta, abusar de los protectores diarios, son algunos de los errores más comunes a la hora de contraer una infección vaginal

Todo sobre las infecciones vaginales Todo sobre las infecciones vaginales. La vaginitis o infección vaginal es un proceso que afecta a la mucosa de los genitales femeninos, provocando una alteración en la flora natural de la vagina

Lencería para la salud vaginal Lencería para la salud vaginal. Uno de los principales problemas que causa una mala elección de ropa interior es la aparición de hongos en la zona íntima y dar lugar a fuertes molestias en la vagina de la mujer, entre ellas mal olor.

Beneficios del lavado vaginal Beneficios del lavado vaginal. El lavado o ducha vaginal es un proceso que muchas mujeres utilizan como método anticonceptivo o bien para la realización de una limpieza profunda de la zona íntima

10 hábitos de la salud vaginal 10 hábitos de la salud vaginal. La alimentación, cómo realizar una correcta higiene íntima o cómo ejercitar la vagina, son hábitos primordiales para conseguir que esta zona goce de una salud de sobresaliente

Causas de los aires vaginales Causas de los aires vaginales. Los aires vaginales también conocidos como pedos vaginales, existen. Las causas son bastante normales y además ocurren con mucha frecuencia.

La vagina en el orgasmo La vagina en el orgasmo. Hay personas que defienden que igual que ocurre con el pena, el tamaño de la vagina también importa. Pero es necesario comprender si influye o no el tamaño para disfrutar más de los orgasmos.