Vida sexual: el clítoris y el punto G

Vida en pareja

María José Roldán Prieto

El clítoris y el punto G son dos fuentes de estimulación erótica imprescindibles para poder tener unas relaciones sexuales satisfactorias y placenteras. Si se saben estimular correctamente la mujer podrá llegar al orgasmo fácilmente y además disfrutando mucho del sexo. Es cierto que la vagina femenina parece todo un misterio para los hombres, pero la realidad es que no es para tanto y que se puede animar mucho la vida sexual sabiendo a "qué botón" se debe tocar.

Para que una mujer disfrute no sólo hay que centrarse en la penetración, ¡ni mucho menos! Para dar auténtico placer a una mujer, hay que utilizar los dedos y la lengua... ¡esas son las buenas herramientas sexuales para llegar al orgasmo femenino! Aunque claro para estimular el clítoris y el punto G hay que hacerlo de diferentes formas. 

Las formas básicas de estimular el punto G

Hay dos formas básicas de estimular a una mujer para llegar al orgasmo: estimulando el clítoris de forma oral y estimular el punto G a través de la penetración o la digitación. Son dos partes diferentes de la sexualidad femenina y ambas requieren una atención especial y una habilidad exclusiva para poder satisfacer el deseo sexual de la mujer. Pero para conseguirlo se tienen que conocer ambas partes bien. 

El clítoris y su estimulación sexual

El clítoris equivale al pene masculino. Es un área exclusivamente para el placer físico y está lleno de terminaciones nerviosas que hacen que el orgasmo sea impresionante gracias a su sensibilidad. Se encuentra justo encima de la abertura de la vagina, y abarca tanto zonas internas como externas del cuerpo de la mujer, ya que sobresale ligeramente y parece una protuberancia pequeña, pero realmente es bastante grande.

Hay tres formas de estimular el clítoris de forma exitosa:

- Estimulación oral: se usa la lengua y los labios. Al añadir humedad y calor la lengua se convertirá en el mejor amigo del clítoris para llegar al orgasmo. Movimientos circulares y rítmicos hará que la mujer vea las estrellas de placer.

- Estimulación manual: con los dedos o con un juguete sexual hará que la destreza haga que la mujer llegue al orgasmo. Basta con frotar el clítoris con los dedos o con el juguete sexual haciendo un suave masaje. Si además combinas la estimulación manual con la estimulación oral, te aseguro que estarás cogiendo el camino rápido.

- Las relaciones sexuales. Por ejemplo con la postura del misionero, el hueso pélvico puede frotarse con el clítoris y estimularlo suficientemente como para llegar al orgasmo.

El punto G es un pequeño bulto de terminaciones nerviosas situadas en la pared interior de la vagina a través de la uretra que se hincha durante la estimulación sexual.

A diferencia del clítoris que sobresale, el punto G está escondido dentro de las paredes vaginales y encontrarlo es todo un reto. El tamaño exacto y su ubicación pueden ser extremadamente difíciles de localizar.

Debido a donde está situado resulta casi imposible llegar a él, por lo que la mujer para llegar al orgasmo tendrá que estimular el clítoris, pero puede intentar localizar tu punto G con tus dedos. 

Para intentar localizar el punto G tendrás que introducir tus dedos en la vagina y moverlos ligeramente apuntando hacia tu vientre, estarás buscando un pequeño punto algo más denso que el resto de las paredes vaginales. Si lo localizas, lo descubrirás rápidamente. Dependiendo de la ubicación con la penetración no siempre es suficiente para estimularlo así que es mejor hacerlo con los dedos o probar la posición del perrito ya que la penetración es mucho más profunda.

Puedes leer más artículos similares a Vida sexual: el clítoris y el punto G, en la categoría de Ginecología en Diario Femenino.